eXp. @ACADEMIA15M

Previsualizar Visitar

oreja de Judas #seTas otoño
Previsualizar Visitar

los 5 avisos
Previsualizar Visitar

brumale bitácora invierno
Previsualizar Visitar

bar free @OccupyInferno
Previsualizar Visitar

¿Es phishing otro fistro?

¿Qué es realmente el código malicioso? Ya lo de código a secas se confunde con el canal o medio por el que discurre el mensaje según el célebre esquema de la comunicación de Jakobson que se enseña en las escuelas. Además tiene su polémica a lo Gabilondo. Soy disidente respecto de la confusión entre el mensaje y el medio o canal de Marshall McLuhan que, en ambos casos, produce algo muy parecida a ruido, como cuando dicen que algo es phishing o que alguien es 1 fistro; o algunos grupos de rock y cantantes flamencos que no se los entiende, pero es que quieres éso. En informática el código malicioso es algo que por lo general está oculto, escondido, por ejemplo en calculadoras hechas con ActionScript, lenguaje de programación orientao a objetos, el casillero al que van a parar los resultaos parciales de las operaciones matemáticas suele estar invisible a 1 lao de la pantalla pero está casi por obligación, pero en vez de resultaos parciales puede recoger datos diversos del navegador mientras se visita la página en los archivos temporales o la cache, los más cotizaos suelen ser correos electrónicos, pues se supone que es ahí donde va a parar y se guarda la información privada y lo envía a 1 base datos desde donde ya por ejemplo puede traficar con ellos, que sería propiamente lo delictivo. Hasta ahí es algo relativamente normal. Tanto los robot indexadores de Google como de los otros buscadores y dispositivos más complejos que 1 calculadora es así como lo montan. Luego lo tiene que ver alguien y hacer algo. Pero también con esos datos se pueden aterar resultaos de votaciones, que es por ejemplo lo que persigue o controla Twitter en sus usuarios, o lo que ha pasao con agendas telefónicas y videos privaos que se hacen públicos y notorios. También los cables de #WikiLeaks, donde además había que buscar, pues según se ha dicho apenas se hicieron públicos el 5% del total.

Camela se rompe

Hacia 1995 otro periodista semiprofesional y yo estábamos entrevistando a otro grupo de rumba pop que se había revelao aquella temporada en el merendero del arroyo Butarque que se ve desde la M-40 de #Madrid a su paso por la Fortuna, muy cerca de donde sobrevivíamos el periodista y el medio local que nos envió, pero más curioso nos pareció que los del grupo musical se habían conocido en el merendero que seguía siendo su único local de ensayo conocido.
- No te creas, aquí también vienen los Camela y además se juntan con nosotros a cantar, nos explicaron delante del camarero que los sufría y que se cabeceó dando verosimilitud al relato. La conversación derivó hacia los héroes de gasolinera, cantantes y grupos que se venían a más poniendo sus cassettes, cajitas en los expositores metálicos de saldos musicales sin productoras, manager ni grandes promociones en TV, como por ejemplo Camela, que además lo llevan a gala, como 1 estigma o sello propio después de más de 20 años en el candelabro. Aseguro que en las actuaciones cerca de su barrio, que lo sigue siendo, se crecen casi tanto como en las entrevistas en las que tratan de hacerlos de menos por no ser como los hijos de famosos habituales en la industria que llaman del entretenimiento. De aquella conversación con el productor importante y muy conocido que iba elegir 1 grupo que ensayaba en 1 merendero al aire libre y no en otro garaje, siempre he sentido asombro y admiración por la gente que se consagra en Internet contra viento y marea, lugar virtual en el que eso casi le puede pasar a cualquiera, como a la chica de la Quimicefa que la lió parda con el cloro o el fenómeno viral de John Cobra y mi preferido, Jesús el Ducati, el del corralito, al que también he visto en concierto en serio y me gusta mucho su balada titulada 1 cabrero desayunando en la ciudad, otra de esas que me ponen el vello de punta, como algunas de Camela, Bambino, hay muchos, pero en 1 conferencia sobre la importancia del automóvil en la literatura y el cine contemporáneos James Ellroy, autor de la historia en la que está basada L A #Confidential de Curtis Hanson nos explicó que el lugar de encuentro e intercambio de información de los que se movían en coche, espías, polizontes, buscadores de recompensa, fulanas, abogaos que se perseguían de costa a costa como en las películas eran las gasolineras, algo parecido a lo que ocurre en Internet, lugar virtual donde parece que los traficantes del éxito habituales han perdido su varita mágica, espero que pa siempre.