La Pradera

Hongos tintero

Coprinus picaceus (Bull.) Fr.

Mientras por competir con tu cabello

Oro bruñido al sol relumbra en vano,
Mientras con menosprecio en medio el llano
Mira tu blanca frente al lilio bello;
Mientras a cada labio, por cogello,
Siguen más ojos que al clavel temprano,
Y mientras triunfa con desdén lozano
Del luciente cristal tu gentil cuello,
Goza cuello, cabello, labio y frente,
Antes que lo que fue en tu edad dorada
Oro, lilio, clavel, cristal luciente,
No sólo en plata o vïola troncada
Se vuelva, más tú y ello juntamente
En tierra, en humo, en polvo, en sombra, en na.

Góngora

Rosa canina, rosa

Sonetos

La mocedad del año, la ambiciosa
vergüenza del jardín, el encarnado
oloroso rubí, Tiro abreviado,
también del año presunción hermosa;
la ostentación lozana de la rosa,
deidad del campo, estrella del cercado
el almendro, en su propia flor nevado,
que anticiparse a los calores osa,
reprehensiones son, ¡oh Flora!, mudas
de la hermosura y la soberbia humana,
que a las leyes de flor está sujeta.
Tu edad se pasará mientras lo dudas;
de ayer te habrás de arrepentir mañana,
y tarde y con dolor serás discreta.
Quevedo Rosa canina, rosa
Miré los muros de la patria mía
si un tiempo fuertes ya desmoronados
de la carrera de la edad cansados
por quien caduca ya su valentía.
Salíme al campo: vi que el sol bebía
los arroyos del hielo desatados,
y del monte quejosos los ganados
que con sombras hurtó su luz al día.
Entré en mi casa: vi que amancillada
de anciana habitación era despojos,
mi báculo más corvo y menos fuerte.
Vencida de la edad sentí mi espada,
y no hallé cosa en que poner los ojos
que no fuese recuerdo de la muerte.

Prosa

Y habéis de advertir que la codicia de los hombres ha hecho instrumento para hurtar todas sus partes, sentidos y potencias que Dios les dio, las unas para vivir y las otras para vivir bien. ¿No hurta la honra de la doncella, con la voluntad, el enamorado? ¿No hurta con el entendimiento el letrado que le da malo y torcido a la ley? ¿No hurta con la memoria el representante que nos lleva el tiempo? ¿No hurta el amor con los ojos, el discreto con la boca, el poderoso con los brazos, pues no medra quien no tiene los suyos; el valiente con las manos, el músico con los dedos, el gitano y cicatero con las uñas, el médico con la muerte, el boticario con la salud, el astrólogo con el cielo? Y al fin, cada uno hurta con una parte o con otra. Sólo el alguacil hurta con todo el cuerpo, pues acecha con los ojos, sigue con los pies, ase con las manos y atestigua con la boca; y al fin, son tales los alguaciles, que de ellos y de nosotros defiende a los hombres la Santa Iglesia Romana.
Cascada del Estrecho Arthur C. Clarke, El mundo es 1, 1996.
CERRILLO, C.P. (1998): Introducción a los estudios literarios. Métrica, Estilística y Metodología del Comentario de Textos Literarios. Cuenca, El Mirador. 2ª edición.
DÍEZ BORQUE, J.M. (1980): Comentario de textos literarios. Método y práctica. Madrid, Playor. 4ª edición.
Quevedo , F. de (1974): Obras completas, tomo I. Madrid, Aguilar. Pág. 154. 6ª edición.
Francisco de Quevedo, Poemas escogidos, edición de José Manuel Blecua, ed. Castalia, 1973.
TAMAYO, J.A. (1945): "El texto de los Sueños de Quevedo ", en Boletín de la Biblioteca Menéndez Pelayo, XXI.
La policía de Coslada multó y retiró el Volvo de la jueza que encarceló al Sheriff Ginés, El confidencial digital, 16/11/2009.
Javier Cuchí, Ellos en El Incordio.
Nigel Morris & Robert Verkaik, Reino Unido: ministros abandonan SITEL, traducido de The Independent, 13/11/2009.
George Orwell, 1984.
Marvin Harris, Toras, cerdos, guerras & brujas: enigmas de la cultura, Alianza ed. en varias ediciones desde 1980, título original: Cows, pigs, wars & witches: Riddles of culture, 1.974.
Juan Antonio Llorente, Historia crítica de la #inquisition española, siglo XVIII.
La rebelión de las masas Ortega 1929.
RSS