eXp. @ACADEMIA15M

Previsualizar Visitar

oreja de Judas #seTas otoño
Previsualizar Visitar

los 5 avisos
Previsualizar Visitar

bar free @OccupyInferno
Previsualizar Visitar

Hongos tintero

Coprinus atramentarius, hongo tintero, antialcohólico está considerada seta comestible a cambio evitar el alcohol durante su ingestión. Si se consume simultáneamente puede provocar angustia, taquicardias y congestión impresionante del rostro durante algunas horas, después remite. También es materia de leyenda el uso del líquido de la descomposición de C. comatus y C. atramentarios como añadido a la tinta, incluso para certificar la autenticidad de algunos documentos, aunque el lector debería tener un microscopio para ver las esporas. Otros de parecidas características cuya esporada es negra son C. domesticus, C. micaceus, C. picaceus y los más conocidos al ser también el comestible más apreciao: C. comatus.

El largo adiós

The Long Goodbye, extraño temblor saber que muerte es de las palabras más buscadas en Google The Search pero no, juego a porcentajes % y acabo de inaugurar el casillero del 4, que el del 3 lo tenía desgastao cuando he saltao de alegría, que también puedo ahorrar pa regalos a las nietas, en el 4 tan fijo como en el 18 % que cae en todas las selecciones, total si dentro de na van a sobrar copas pa rebosar las arcas del dale con dale Rubalcaba que se arrasca la barba sonriéndose pa sus adentros (todavía no le hemos dicho que se ha quedao tan calvo que parece una vista lateral de la cabeza del aparato).
- Me voy al puerto con el Lissavetzky antes que el ZP lo mande a por el oro de Moscú, pues de arrascarse otros pelos, como Sócrates o los sobacos o las partes nobles, que Felipe me asista pa que pillen de 1 vez ya al dale con dale Rubalcaba aunque sea arrascándose en e1 vídeo secreto pal programa de la policía periodista Político Militar de las mañanas en la tele franquista y que le hagan 1 libro 1 a mi amo sólo como a la AmaRosa pos ya que se pone pos que me lo dedique el amo cuando haya 1 cola pa aparentar, qué bonico qué bonico que el gazpacho nos vuelve mu enamoradizos.
- A mí la tropa se presenten, ar!: amos a ver, amos a necesitar un rascacielos subterráneo como a la gente le de por pagar los multazos que les pegamos pal frío con calderilla y el local lo qiero más hueco que las cabezas de los trepanaos que pagan sus impuestos en Miami y defienden los derechos de los conductores de los autoRex en Bruselas, que los compañeros socialistas que ahora vemos ajenos y lejanos, como pensativos se maqillan el cutis y los contornos de los ojos como los presentadores de tele pa dar las campanadas, qiero un sitio bien comunicao en una de las entradas radiales, lo más centrao que se pueda, algo me dice que me lo van regalar o el Gallardòón o la dama de hojalata gratis, pero antes qiero recordar a otro amigo que también sonríe como si lo viera, otro Sócrates de la imagen que más vende o más gana, vete tú a saber las fuciones de Google pa los calvos.
- Me váis a sacar a tos los números pacer un poquillo gimnasia, no me los asustéis por los parques cercanos a las comisarías y me recojan toas las seticas que vean medio blancas sucias que tiran pa negras cuanto más grandes mejor hasta las pisoteas y luego las metan en frascos hasta que se deshagan en tinta, que cuelen la tinta en un trapo aunque sea y lo cuezan tó con ajo picao y pimienta si hay barata en los ultramarinos vale y sal que no nos vea la compañera Salgao, que la pongan luego en los frascos de los requisos a los restaurant. Al loro ahora, al Lissavetzky lo vamos a meter en la candidatura fallera del ayuntamiento de Madrid con el Sebastián ese que quiere quitar las subvenciones a los que se hîpôtêcân por varias vidas pero antes va a ir dando por las comisarías de los barrios fiestecillas sanas a los Magister de los colegios cercanos que les patrullan las puertas con un menú sencillo, arroz cocido con salsa negra, la colá en trapos, por supuesto, gazpacho que no se nos muera nadie en el experimento y os vais a fijar mu bien fijao cuántos van al water de cada colegio, también los números que estén en prácticas que a esos sí, que a las mujeres no me seain brutos, que tenemos mu pocas y según salen del water el boleto, hala, de VJ´s o de guindillas si quieren, aquí borrachos no. Una vez tengamos echás las cuentas localizais los colegios de los más cagones, donde están situaos y con los cámaras de policía periodista (Político Militar) por las mañanas pa que no me vayan borrachos como los de Telemadrí grabando una obra aunque sea por allí al lao, que no habrá otra cosa que grabar, al día siguiente control de alcoholemia a la salida del parking de los Magister y to grabao. Los vídeos aquí, en el cajón hasta que yo hable con la dama de hojalata o el Gallardòón, que si me dan el local del colegio pal rascacielos subterráneo nadie se va enterar, le metemos la Komatsu por el gimnasio a ver si pillamos al Lissavetzky entrenando la neurona sin casco y tenemos otro sitio libre pa la Calvo en la lista fallera del ayuntamiento de Madrid, que como el Gallardòón meta al Lamela en la suya de otra baza tiramos abajo el Thyssen con la baronesa Titi con la cafetería y los árboles incluidos y ahí sí que nos ahorramos una pasta todos los años pa lo que queramos. Que conduzca la Komatsu el Farruquito a ver si se reforma pero que practique antes con las tribunas del Jarama, aunque eso a lo mejor es rizar el rizo y malo está que lo diga yo, bueno, ya puestos si hay árboles que conduzca la excavadora de noche, que hiere sensibilidades lo de los árboles arrancaos de cuajo a la vista de la gente. Al Calvo de la cama de al lao lo habían operao por 7ª vez a corazón abierto y le habían sustituido el marcapasos por un disfibrilador, que ya que me hizo leer el manual con mis ojos maroon operaos puedo certificar bien certificao que regula las pulsaciones del corazón cuando suben y cuando bajan, todavía mejor que el marcapasos y con 5 ªmarcha. Ya estaba mu recuperao cuando me entraron pa conseguirme la masa corporal 18 % obligatoria echando mi lluvia dorada en una botella con forma de pera y la boca justa cuando venía la sádica con cara de mala a sacarme sangre otra vez que pa que viera mi rectoplastia no la llamaba y menos a ella, una mujer que te pincha cuando te están atiborrando a gazpacho enamora a Don QuiXote de la lanza haciendo guardia en un pozo a oscuras.
- Hala, esto es Babilonia, joer.
- ¿Babilonia? Querrá usté decir Sodoma y Gomorra.
- Bueno, valen también, que lo decía por las lenguas estirás que tien algunas. ¿Qué quiere usté ver? le digo a mi compañero Calvo operao por 8ª vez del corazón con el mando de la tele en la mano cuando se va la chupasangres, pues he llegao el último y la tarjeta de la tele de pago obligao la meto en el cajero dispuesto en mi cabecera.
- ¡Lo que quieras! pero no como el que se tumba de espaldas y le da lo mismo tó sino como el que ya lo ha visto tó y no le importa verlo otra vez, tanto que lo repiten en las teles y además contento, que parece que el desfibrilador da marcha, joer. Vale, ya que te cagas las patas abajo con una peli de Miami con tías buenísimas de un instituto y hasta la madrastra de una de ellas todavía más enrollá con un narcotraficante que primero se carga a la madrastra que parece un accidente en una charca de caimanes pa eliminar restos pa quedarse con la hijastra, que se desnuda varias veces, jode también con sus compañeros de su instituto y se tira algún rollo bollo una a la espalda de otra, la más alta detrás de frente a la cámara, mu guapas. Luego en otra va el narcotraficante en una avioneta cargá de drogas, sal, hierbas y $ y se estrella en la charcha de los caimanes.
- Ya verás dentro un rato ese qué vivo está y es que la policía de Miami vice ya le pisa los talones, menos mal que se entretienen en registrar a las tías buenas, la hijastra y sus amigas, que yo también me distraía en los registros exhaustivos.
- Pos si ese es el libro que me trajeron pa pasar el trago en urgencias, que allí no hay tele, vaya, vaya, casi lo he terminao, El largo adiós de Raymond Chandler, lo que encuentran en los restos del charco de los caimanes ya eran fiambres cuando lo montaron en la avioneta en un saco de droga, el narcotraficante sa tirao en paracaídas tan rícamente y se está haciendo la cirugía mientras que pasa el tiempo hasta que pueda reaparecer pa magrear a la hijastra que es lo que más mola de la peli, que se qiten 1000 libros ante el mayor espectáculo de la especie humana. The Long Goodbye de Raymond Chandler, 1981, me destripas la peli pos te destripo la novela, aunque es la misma historia, como una versión.
- Si no puedo leer, bueno, si no leo y otra vez a reirnos porque acaba de entrar otra enfermera con los cuadernos de anillas de cada 1. Tenemos cerrá la puerta porque ya es tarde y tenemos la tele a tó volumen pa que no se nos oiga reirnos mientras nos comemos los extras que nos han traído las familias jodiendo las dietas, hasta sal tiene en papel albal el operao por 8ª vez, aunque el desfibrilador también se lo curra, qué máquina comiendo, riendo, hablando.
- ¿Cuánto han meao?, a ver, el del fondo, que se ríe mucho, ¿dónde está su botella?
- La he tenío que tirar porque estaba llena, pero no le digo que la he tenío que enjuagar en la ducha una baza que ha vuelto a salir la hijastra desnuda de la piscina solitaria mientras el narcotraficante se cura de las heridas de la cirugía y a la amiga bollo no sé si ya lan matao.
- 1/2 litro, se ríe el Calvo que se sabe la peli mientras me dice delante de la enfermera del cuaderno abierto, la he visto lo menos 4 veces.
- Pos yo es la 3ª vez que leo el libro ese que verlo lo que se dice verlo lo menos otras 2.
- ¿Y cómo es eso que lo has visto? La enfermera no sabe qué apuntar y se va.
- Aquí mis colegas se cargan a la hijastra en vez de a la madrastra, es lo malo y en vez de cirugía les llevan a la peluquería y les cambian el nombre y la edad o eso dicen a los sospechosos, hala, tos Calvos porque to se repite y la casualidad no existe. Marrasco la calva mientras trato de recordar cómo me llamo ahora porque a lo mejor se están pasando con la medicación, he vuelto a leer la novela para repasar mi papelón y encima veo la peli esa de Miami que destripa el de la cama de al lao que se ríe con el desfibrilador recién estrenao. Se encoge de hombros.
- Apaga la luz, que ya debe estar acabando. Si no hace falta entender las cosas, total son 4 días, sentencia filosofando. El narcotraficante vuelve a escondidas y engancha a la hijastra saliendo de la piscina, se lo hace con ella como yo en la botella y medio dormida que la tiene por el polvo de la droga se la lleva al charco de los caimanes para no dejar testigos, pero el poli tonto de la peli sa namorao de ella, la puesto un dispositivo de seguimiento en el móvil, dispara sobre el narcotraficante en el charco de los caimanes y se la lleva por una cuestecilla como el Harrison Ford a la Melanie Griffith en Working girl, armas de mujer. Entra la enfermera de la aguja pa volver a sacarnos la sangre, el fin se acerca, this is the end me digo mientras la inmensa felicidad de los trepanados me posee para hacer de mí un tipo dócil y manejable, mu lejos ya de las cualidades humanas y personales que me condenaban a una existencia solitaria, pobre, sórdida, bestial y breve cuando todavía era libre.