eXp. @ACADEMIA15M

Previsualizar Visitar

oreja de Judas #seTas otoño
Previsualizar Visitar

los 5 avisos
Previsualizar Visitar

bar free @OccupyInferno
Previsualizar Visitar

Chinches de las conciencias

Las parábasis eran, puesto que no viene como palabra suelta en los diccionarios nuevos, aunque sí el mecanismo y significao del prefijo para-, como se entenderá en la explicación que sigue, los discursos de justificación de los dramaturgos y cómicos griegos antiguos a las nuevas piezas que presentaban al concurso anual en el que destacaron los que siguen siendo grandes clásicos, Sófocles, Eurípides y mi preferido, Aristófanes, lo que ha permitido ponerles fecha -los más grandes entre los grandes convivieron en la misma ciudad, Atenas, hace 2.500 años aproximadamente- y obtener otros muchos datos jugosos sobre su oportunidad, pues también comentaban las obras de los otros autores y los resultaos del año anterior. De Aristófanes ni siquiera se sabe si ganó alguna vez el certamen, pues en sus parábasis hacía gala de gran modestia, pero sí es el único en su género del que han perdurado apenas 10 piezas mientras que de sus contrincantes apenas se recuerda el nombre. Me empezó a interesar hacia 1994, cuando Javier Marías lo sacó a relucir en 1 muy celebrada polémica de la que aprendimos muchos mucho, por más que otros no lo confiesen, que tuvo con Antonio Muñoz Molina a propósito de Pulp fiction de Quentin Tarantino y las risas incontenibles de los espectadores cuando el matón Vincent Vega le vuela la tapa los sesos a 1 traficante en el interior del coche en el que lo llevan secuestrao, escena sobradamente conocida que caracteriza el estilo del cineasta, también actor y guionista, algo así como ser capaz de arrancar cacajadas en medio de los velatorios. Muñoz Molina encontraba depravadas estas risas incontenibles mientras que Marías le replicó que Tarantino, Aristófanes y otros grandes cómicos lo eran precísamente porque ponían el dedo en la yaga, la herida abierta en sus sátiras, a diferencia de otros autores más complacientes con los poderosos.
- Por sus sátiras y burlas contra el tirano Cleón fue azotao en venganza, ya que no le pudo incriminar de otra manera. Aristófanes, copio del prólogo de la edición escolar que conservo de 1979 a cargo de Federico Baraibar y Zumárraga, hizo el primer teatro social y político de Europe, que aún hoy anda por los tablaos del mundo dando que reír y rascar, tan certeras eran sus pinturas de tipos y vicios que todavía se dan por aludidos muchos fantasmones. Ni siquiera la pieza que me ocupa, Las avispas, está considerada como la mejor de las suyas, a la altura de Las junteras, donde se mofa del comunismo de bienes y de mujeres propuesto por su contemporáneo Platón en La República, o Las nubes sobre los metafísicos y sofistas de su tiempo, en la que aparece como personaje Sócrates bajo las mismas acusaciones que le costaron la vida 24 años después: impiedad o descreimiento de los dioses de la ciudad y corromper a los jóvenes que le seguían en su célebre Academia -Academo era el nombre del soldado al que se dedicó 1 bosque en los alrededores de Atenas en el que se reunían maestros y discípulos, también Aristóteles en la 2 caras de la enseñanza clásica-, pero sí la que me parece de más rabiosa actualidad. Es a lo que voy no sin antes explicar también que el realismo literario se caracteriza por tratar temas del presente, de la actualidad a diferencia de los dramaturgos y trágicos del mismo momento histórico, y que Las avispas flojea respecto de las otras piezas porque es 1 sucesión de escenas casi constumbristas, no está rematada en ese sentido, pero aún así su aportación sobre cómo era Atenas en la edad de oro literaria y filosófica que se vivió aún en las peores circunstancias, también ha interesao a otros muchos estudiosos precísamente por la extraordinaria información que aporta sobre leyes y modos de vida de los inventores de la democracia que aún se sigue reivindicando. Es sin duda la más significativa y estimo que también ahora. Del movimiento #15m y las otras revueltas sociales que estallaron a finales 2010, cuando se quemó a lo bonzo el joven informático Mohamed Bouazizi, se ha dicho que no tienen precedentes, pero yo he encontrao y comentao 2, la #CazaBrujas de los siglos XV, XVI y XVII, con 500.000 víctimas, el 82% mujeres, la mayoría viejas viudas indefensas a las que expoliaban de paso, quemadas en las hogueras de la #inquisition y la Atenas que aparece magníficamente retratada en Las avispas y otras piezas de Aristófanes. Aunque no soy seguidor del misteriólogo Iker Jiménez, ni mucho menos, mis disculpas por mentarlo en semejante compañía, sí me gustaba oír sus emisiones radiofónicas antiguas cuando viajaba en coche de noche y recuerdo vívamente cuando calificó de testimonio gráfico el Arca de la Alianza de las películas de Indiana Jones esculpido en piedra en 1 arco de Roma, donde fue llevada como trofeo de guerra por otro de sus generales; y con ese mismo valor de testimonio también aclaro que muchas de las piezas teatrales y cinematográficas que se siguen haciendo como nuevas son adaptaciones de clásicos y también leyendas que vienen de mucho antes. Así por ejemplo de Aristófanes, pero también de Shakespeare o Tirso de Molina entre otros, se suelen representar adaptaciones más o menos logradas y no solo en la escena, también en las películas. Yo he visto El sueño de 1 noche de verano ambientada en 1 viaje por el espacio y he reconocido secuencias y argumentos clásicos en muchos otros planteamientos. La relación no es literal pero no por ello deja de ser efectiva en sus propósitos. Y así mismo, el teatro como tal ni sus grandes logros no ha desaparecido ni está en declive, simplemente se ha transformao, algo que sus presuntos defensores y recaudadores pa ellos ni siquiera entienden. Se dice de algunas obras que tienen que esperar a que maduren los ojos que las van a ver y todos los pueblos hacen sus propias lecturas de los clásicos, es inevitable pero en el caso de Aristófanes, además de los azotes que recibió de parte el tirano al que criticó con saña, que hasta prohibió las MT directas en los personajes que se representaban en escena, lo que dio lugar a otro tipo de recursos literarios indirectos mediante parecidos razonables -Cleón, tirano del momento era curtidor y pueblo en griego suena parecido a grasa- tanto más efectivos, aunque muy difíciles de captar por los lectores y espectadores de otros tiempos y lugares. Aún así me atrevo a decir que desde Aristófanes los mejores #humoristas se diferencian a distancias siderales de los mediocres, que son la enorme mayoría -a veces se pasan no solo lustros, también siglos y milenios, como en el caso extremo de Portugal, sin cómicos de los que merezca la pena recordar algo- por el camuflaje de sus sátiras.
- El hambre agudiza el ingenio y otros #15m y yo llamamos a eso mismo golpear donde más les duele, pero hay que saber hacerlo -con frecuencia dan pistas- y más difícil aún tener el genio pa conseguirlo. Es el miedo al ridículo que atenaza a los dirigentes de cualquier época, también a los actuales, y la razón por la que temen más a los cómicos que a a cualquier otro creador. También creo yo la representación pública: desde mi punto de vista los lemas más lograos que se corean en las manifestaciones y otros actos sociales son tanto más efectivas que los argumentos más demoledores en su contra. Que haya pueblos, y no solo autores, que sean capaces de plasmar y reírse de sus propias tragedias y dramas cotidianos, es la mayor muestra de salud democrática y social, y no lo digo por los dirigentes nefastos que nos tocan en las diferentes revueltas. Es eso lo que hemos conseguido #15m como los que más y a mí no me parece poco. Preferir a los tiranos que temen a sus pueblos en vez de que sea al revés es casi el principio fundacional de #Anonymous, tal como se dice en V de Vendetta, la película, pero tampoco se puede decir que sea algo radicalmente nuevo ni sin precedentes, aunque sí que es algo muy difícil de lograr, pa lo que se necesitan genios como Aristófanes y mucha dedicación en el empeño.