eXp. @ACADEMIA15M

Previsualizar Visitar

oreja de Judas #seTas otoño
Previsualizar Visitar

los 5 avisos
Previsualizar Visitar

bar free @OccupyInferno
Previsualizar Visitar

- Que baje tu suegra

Dicen los taurinos que de 1 tarde de toros que recuerdas algo, ya ha merecido la pena la entrada y la molestia. Al respecto, recuerdo 1 puente largo de los de antes, en el que además me tocó trabajar el sábado intermedio, el último del ciclo taurino organizao a propósito en las Ventas de Madrid en 1 cambio entre toro y toro, me despereé de suspendido como estaba, tan totalmente obnubilao como si nunca hubiera existido otra cosa que ver aquellos animales soberbios. Hasta los toros desechos de lidia -feos de cornamenta, a veces más gordos y grandes que los de las corridas de las figuras, en general los que sacan defectos en las ganaderías y se los echan a los novatos- me merecen 1 tipo de atención hipnótica como pocas cosas, aunque también influye que esos días de relleno las entradas suelen ser más baratas y los puestos cerca de la barrera del que los pilla, y los veo más cerca. Suelen ser las entradas de los ricos que decimos en las gradas y andanadas cubiertas, sitios magníficos por otra parte si no fuera porque no se huele a estiercol cuando toros y caballos pasan cerce, en especial cuando llueve, pero no la tarde que recuerdo como si fuera hoy porque había 1 mujer rubia bastante bien parecida, vamos, que se la miraba por ella misma incluso en 1 espectáculo donde siempre hay tanto que mirar, en medio de la que debía ser madre o suegra y en el otro 1 tipo a juego de ambas, tanto en vestimenta como envergadura. Por el desarrollo de los acontecimientos percibimos los de alrededor que además tenían que ver con 1 de los 3 espadas, recuerdo hasta su nombre y además que trataba de subir en el escalafón taurino desde subalterno y no al revés, por lo que también llamaba la atención por estar ya algo entrao en edad en 1 concurso de noveles en el que los subalternos suelen ser los más resabiaos de la plaza por razones obvias, pues ya digo que esos toros de desecho no son necesariamente mejores o peores que los otros según se mire. En las Ventas nadie se libra de las protestas durante la lidia, esa es otra, y puestos a recordar son mucho más frecuentes que las ovaciones y los olé, ni siquiera creo que las de aquel novillero singular fueran diferentes a las de cualquier otro a 2 y 4 patas, el presidente suele ser policía y he visto alguna que da miedo salir de la plaza incluso habiendo estao solo como oyente.
- Baja tú y vemos qué tal, le gritó el maromo de las 2 rubias que tenían relación con 1 torero que las estaba pasando canutas -que los toros cabecean o que siempre hace viento es como el poste de los futbolistas- al cabecilla de las protestas, también muy conocido por no perderse ni 1 en su abono del tendido 7 desde la delantera del 8, apenas 10 m.
- ¡Que baje tu suegra! Respuesta de rigor, oída tantas veces como la invitación, pero esta a voces y entre grandes risotadas de los presentes, pues los que nos pillaba en medio el alboroto ya no dudábamos que la rubia mayor bien vestida por la razón que fuera, era la que tenía que bajar al ruedo. A partir de ahí solo hubo miradas furibundas del maromo esquivadas por el aficionao que había contestao de la misma manera, desde luego en las Ventas, acordarse de la suegra en las discusiones es casi de guante blanco. Fue al final de la corrida que se levantó el maromo con 1 envergadura tremenda y echó 1 última mirada al tendido. Ni siquiera él debió darse cuenta, pero llevaba 1 camisa de listas verticales azules y blancas y fino tejido totalmente hecha jirones por el lao que pegaba a la mujer supongo que de agarrarlo durante la discusión, se la había hecho polvo como las que se ven al final de algunas bodas.