la Revolución de Bayard

Como quiera que la autoestima de los podemitas está tan por encima de la #tropa que la mayoría quejas que se comentan en la blogosfera es que no hacen ni puñetero caso ni a sus partidarios, e interpretan como ataque de la derechona cualquier comentario sobre ellos, conviene recordar que contra la soberbia, en especial la propia y cercana, al menos los que aceptamos que el autoengaño es lo que más daño puede hacernos, el antídoto de la ignorancia está inventao hace tiempo. Como se trata de no hacer na y actuar como si no hubiéramos visto ni oído ni las bufonadas cuando mandan a los suyos bromear sobre lo que se dice y no acaba de sus proezas en vez de explicarlas, hasta a los directores de medios de comunicación más experimentaos amonestan cuando publican sus cuitas secretas entre 1 reducida cuadrilla de lameculos que se matan a codazos como las velinas de Berlusconi por lubricar la pieza de más fuste, el comentario del podemita ataviao de la guisa que se ve y actuando en nombres que les son ajenos, si es que se trata de ignorancia, pues maneja la misma cantinela de los telediarios y tertuliass de sotanas y policías mán o menos renegaos, pues luego resulta que también tienen cara B con la que plantean chantajes y ofertas de las que no se pueden rechazar hasta a personajes principales, vamos que como vomita el podemita contra los comentarios vertidos en blog #anonymous como el 99,99% y además en nombre de la revolución, es posible que tampoco sepa que Ramón de España no es seudónimo rimbombante, sino el real de 1 acreditao divulgador de nuevas tendencias al menos desde los años 80´s, luego el bloguero que le ha atizao en la cresta al que parece que contesta es otro de los 2 que se ofrecen resaltaos. En cualquier caso, #anonymous no aparece ni mencionao en la película V de Vendetta basada en el guión de cómic de Alan Moore, sino que nació en su versión moderna del nombre por defecto que sale cuando se dejan comentarios en blog de cualquiera y no se quiere dar la nota como los amaos líderes del plasma que nos pastorean hasta en la indignación desde sus posiciones de ventaja obtenidas igualmente lamiendo culos de gente adinerada que los paga. Tal como ocurre con algunos jugadores de éxito que hacen siempre la misma jugada, el problema pa el defensor o víctima directa del que muchos espectadores que toman partido casi esperan que se deje regatear vilmente y les pase por encima du preferido, por ejemplo esos boseadores de película que pactan con los corredores de apuestas hasta el asalto que tienen que besar la lona, se reduce al momento puntual que sí hay que prestar atención. También influye el grado que sea compartida, poco o mucho, y cuenta lo crecido que esté el bravucón que nos amoneste según haya escapao de las anteriores, que tenga ganchos, muchos variables a estar atento cuando se trata de no enterarse, en ocasiones #podemos estar equivocaos y también dar el mismo trato o antídoto por norma, por lo que es preferible tener criterios que nos permitan hacer nuestras elecciones siempre con moderación, no tentar imposibles, y menos dejar que nos los impongan, siempre parecerá poco la atención que dediquemos, aunque sea por defecto. El caso es que entre las normas #anonymous de la 1ª aloleada, cuando estaban rigurosamente perseguidos y no solo despreciaos, pues hubo hasta encarcelamientos, se recomendaba precisamente no ser notarios, que ya en los portales de programación donde se descargarba el código fuente libre, es decir, el lenguaje desarrollao por #internautas #anonymous en blog sin nombre ni firma, y objetos de programación recomendaban inventarse el e mail al suscribirse precisamente por lo mismo: los lumpen indeseables estamos aquí pa ser ignoraos por engreídos y sus chupamierdas.