< total*Market sugiero que... www.difundefirefox.com/ setas Sol #Anonops

Saussure

Filólogo suizo nacido en Ginebra en 1857, fallecido en el castillo de Vufflens en 1913 considerado el fundador de la lingüística, en sus investigaciones enunció la dicotomía lengua | habla, que se considera el punto de partida del estructuralismo por concebir la lengua como un sistema de elementos y reglas de combinación entre ellos aceptables por la comunidad de hablantes que la utilizan pa comunicarse. Se le debe también la definición del signo lingüístico como combinación de 1 significante con 1 significado de carácter discreto, segmentable o aislable, como las 2 caras inseparables de 1 folio, tienen valor en un sistema de combinaciones, igual que las piezas de ajedrez de los juegos, no importa si de cristal o de marfil, valen por el valor o valores que se les asignan en el juego, así como la distinción entre sincronía | diacronía de la lengua. Su obra principal, el Curso de lingüística general, fue publicada en 1916 por sus discípulos y alumnos Charles Bally y Albert Sechehaye.

Neonaturalismo

Llevo unos días haciendo búsquedas exhaustivas sobre el movimiento literario conocido como Naturalismo de finales del siglo XIX en España, con excelentes exponentes como Leopoldo Alas Clarín, Vicente Blasco Ibáñez y algunas piezas y rasgos de Benito Pérez Galdós o Pío Baroja entre otros que me vienen a la memoria, pero siempre me aparece por delante 1 movimiento literario actual en Brasil y luego 1 asociación extraña con la informática, donde se habla de programadores naturalistas (tengo algo que ver y comentar pero a grandes rasgos el método o técnica que se ha impuesto es el conocido como AJAX, conjunto o ramillete de los lenguajes punteros que además incluyen el histórico HTML, donde epenas se discute 1 etiqueta que ha cambiao algo, la de las listas en la 1ª página web de la historia que hizo Tim Berners Lee en el CERN el 30 abril 1993 y otra cosa muy importante al conmemorarse los 10 años de WordPress, el otro gran motor de blog, que muchos preferimos las plantillas y temas antiguos, como la legendaria versión 2.9.2 quizá como reacción a las continuas actualizaciones que proponían algunas marcas de manera tan insistente y tediosa como los mensajes de aviso diversos que prácticamente las ha llevao a desaparecer, por ejemplo los motores de blog de Adobe y Photoshop han adopato WordPress y abandonao sus desarrollos respectivos, quiera decirse que lo que mola casi es lo que aguanta y además está mas contrastao; curiosamente rescaté alguno de mis archivos anteriores a 2005 e hice versiones revival, con el tipo de letra muy grande en 1 sola columna y he visto en los contadores no solo que han gustao sino además que me parece que son imitadas en algunos aspectos; básicamente la palabra es supervivencia y aguante frente al cambio frenético casi diario de las novedades) pero también de inteligencia artificial, sistemas binarios y dicotomías que demuestran que no soy 1 bicho raro. Dicho esto y pa los muy cafeteros, además de los sistemas binarios, que tienen que ver con las siempre movedizas dicotomías, tan útiles en las explicaciones, yo conozco 1 sistema de 3 que me funciona en las páginas HTML cuando las evoluciono o pongo en hora. En 1º lugar va pa meses que no hago 1 página HTML realmente nueva sino que plancho sobre las antiguas incluyendo elementos dinámicos, si hay vídeos de impacto, de los que gustan, algunos widget propios y ajenos donde me vienen fenomenal los preparaos pa los móviles, pues en realidad lo ue hago es 1 marco digital donde se mueven los objetos con 1 orden parecido al de los colores en las imprentas, meto lo último en el sitio más destacao y voy recolocando por los laos lo anterior de forma que tamposo se pierde. No dudo que los blog y otras #apps están fenomenal pa empezar las cosas casi como borradores y apuntes diversos que en sucesivos impulsos y correcciones, también los nuevos datos es casi 1 evolución en la que sigue valiendo lo que sostiene y que acaba en las páginas HTML que comenté. He contao alguna vez que cuando se reciben cursos de programación y en general manejo de software los profesores siempre prefieren que se hagan archivos nuevoas partiendo casi de 0 porque normalmente se acaba llegando a resultaos caóticos, razón no les falta pero con este orden de sustracción de colores o cualquier otro se matan varios pájaros de 1 tiro, pues pese a ser HTML su aspecto parece muy actual gracias a los gadget de los móviles y las ilustraciones, pero a la vez conserva lo anterior, aunque sea en tipos de letra más reducido y 1 poco arrinconao, las cosas que ya estaban como los enlaces siguen funcionando. Curiosamente algo a lo que era muy aficionao antes y que me ha ocupao mucho tiempo, me refiero a los enlaces ajenos de noticias que fueron destacadas y pioneras en su momento, cuando no son mías dejan de funcionar por razones que desconozco, los renuevan, actualizan en otros enlaces o lo que sea, pero abunda en lo mismo, los míos están bien, siguen funcionando y con 1 poco de suerte a lo mejor es de los archivos que he puesto en hora con las consiguientes ventajas añadidas. Supongo que es de esas cosas más difíciles de explicar que de hacer, pero la clave esta en marcarse 1 procedimiento como el que he dicho y luego irlo haciendo poco a poco, pero a la larga es muy efectivo y los contenidos se van mejorando casi por la propia actividad.

dicotomías

Además de la utilidad del método descriptivo pa abordar la explicación e incluso sistematización de hechos extraordinariamente complejos como el lenguaje humano, nuestra facultad más distintiva en la naturaleza, el sabio Ferdinand de Saussure, profesor y filólogo a la antigua usanza, pues fue el revolucionario que descubrió o inauguró la Lingüística como ciencia, aunque creo que murió sin ser consciente de la importancia que alcanzarían sus explicaciones, que se movió por las principales universidades y Academia de Europe, Leipzig, Paris, su natal Ginebra, donde impartió sus cursos magistrales que sus alumnos reunieron en el célebre Curso de lingüística general publicao después de su muerte, obra fundacional del Estructuralismo, movimiento filosófico que trata de ver sistemas en tos los hechos naturales, sociales y culturales, creo yo que merece ser recordao por sus dicotomías, que han llegao a ser casi la piedra angular del propio método descriptivo y de muchos estructuralistas, al fin y al cabo el sistema de pensamiento aún vigente. A grandes rasgos, las dicotomías son juegos de contrarios, pero a veces también grados de la misma cosa e incluso entes diferentes en lo más profundo, pero que de hecho casi siempre se presentan juntos, como lenguaje y pensamiento, palabras e ideas, significante y significao, signo y símbolo, relaciones paradigmáticas y sintagmáticas en incluso la más curiosa, que es la que confunde o enreda revolución con república. La cosa tiene miga y en esos casos lo mejor es el diccionario, obra cumbre de la Enciclopedia del siglo XVIII que es lo que Saussure, entre otros, contribuyó a superar o emancipar, donde reza sobre dicotomía: división en 2 partes; práctica condenada por la recta deontología que consiste en el pago de comisión por el médico consultante, operador o especialista, al médico de cabecera que le ha recomendao 1 cliente (esta afección, que desconocía antes de abordar el tema, es como el regalo añadido, pues está de gran actualidad, aunque no es de lo que quiero hablar bueno es saberlo); en Botánica la bifurcación de 1 tallo o rama y en Filosofía, el método de clasificación en que las divisiones y subdivisiones solo tienen 2 partes. Es en esta última afección o significao donde yo veo el problema, me refiero a las 2 partes y solo a esas 2. El otro problema de las dicotomías creo que es que a fuerza de buscar las diferencias entre esas 2 partes de la comparación se tiende a pensar que son contrarias cuando con frecuencia las diferencias entre ambas, como ocurre entre Filosofía, amor a la sabiduría, y Filología, amor a las palabras, la ya comentada entre lenguaje y pensamiento y otras muchas que se tiende no solo a verlas enfrentadas sino a elegir entre 1 ú otra como si fueran opuestos, donde creo que el propio método supera a la cosa que sea. Es algo parecido al abuso de la estadística con el que Jorge Luis Borges calificó o descalificó la democracia, pero en el caso de las dicotomías, tan útiles como instrumental intelectual pa explicar las cosas, llevao a más es incompleto incluso como explicación pues a 1 parte siempre le faltará la otra que unas veces la complementa y otra las completa. Además de esa cosa tan ridícula e inadecuada como es en algunas sitios el bipartidismo entre las autodenominadas derechas e izquierdas en política, excluyendo lo demás y, con frecuencia, haciendo de sus capas auténticos sayos (es ridículo que los sectarios ultramontanos de las sectas más podridas se llamen a sí mismos liberales y se lo crean, pero peor que se haga pasar por Marxista a Eduardo Inda, el célebre Pantuflo que se vino a más en la prensa deportiva despidiendo a entrenadores de los equipos principales porque eran extranjeros o por lo que fuera, y mucho peor llamar izquierdista a Camelo Encinas, ser hueco y fatuo que no llamaré periodista y que ni siquiera ha sido capaz descubrir todavía el reaccionario carca que lleva dentro como Lucía Etxebarría corrigiendo su último libro, que al menos es honesta al reconocerlo) creo yo que le falta 1 hervor ante las novedades radicales que siguen apareciendo y que difícilmente se pliegan a estes juegos de palabras de los estómago agradecidos de lo que sea eso. En 1 encuentro #15m #indignados y estando yo delante, alguien le explicó a otro que no entendía lo que yo hacía o intentaba en #SocialMedia que apenas intentaba relacionar cosas y grupos sin prejuzgar el resultao, en caso que tenga que haber algo parecido. De hecho las base datos de la informática que hacen posible Internet se llaman justamente relacionales, pues a su manera los diccionarios y Enciclopedia del siglo XVIII ya eran base datos, aunque como en el caso de las dicotomías, las clasificaciones alfanuméricas también son incompletan en ese sentido, apenas clasificaciones muy útilez, pero sin otra ligazon o relación que el orden que evita que se repitan los mismos registros o entradas, pero no los jerarquiza de otra manera ni sitúa en 1 ente mayor como el propio Estructuralismo. Puede que el mismo bipartidismo o partidismo (yo creo que son 1, aunque se presenten como hermanos gemelos que no se llevan bien), pues los otros y lo otro no existimos, pero también el sexismo en la parte que tiene de guerra entre los que se consideran contrarios, y otras muchas cosas importantes, sean a su vez víctimas de las dicotomías o juego de contrarios, el célebre:
- ¿De qué están hablando? ¡Me opongo! de Unamuno y que a la larga, más allá de las charlas de café, tertulias y explicaciones académicas, se convierten en lastres, no solo por excluir el resto, sino además por enfrentar como opuestos cosas o entes que lo suyo sería relacionarlos, como ligarlos, que creo que es el punto fuerte de la informática, no tanto pa tratar de unirlos como pa intentar sacar lo mejor de ca cosa y que, en gran parte, es lo que puede ayudar a completar los elementos, me refiero a coger la parte buena de los 2 opuestos y tratar de conseguir algo mejor de ca 1, a lo que es ajeno el propio Saussure. Otra de las carencias de su método es que murió 1 par de años antes de que se inventara la radio, que es el 1º medio de comunicación que realmente se puede decir de masas. Y también es lo mismo que explica que José Ortega y Gasset sea en gran parte incomprendido, pues su pieza angular, la titulada La rebelión de las masas de 1929 es inmediatamente anterior al juego de contrarios o dicotomías conocido como partidismo que empezó en la década siguiente, pero de lo que se considera inspirador a Ortega casi como Saussure del Estructuralismo mientras que en ambos casos puedo decir lo que dijo el compañero #indignados de mis burdos y fracasaos intentos de relacionar elementos: se trataría no solo de conocer ambas partes, sino incluso tratar de superarlas en lo que tenga de excluyente, tanto juntas como por separao, pero de la manera más eficaz y provechosa pa ambas y no tanto tener que elegir 1 ú otra.
eXp. @ACADEMIA15M

oreja de Judas #seTas otoño
los 5 avisos
brumale bitácora invierno
bar free @OccupyInferno

La distancia focal

Una operación imprescindible para obtener una fotografía es enfocar, es decir, hacer avanzar o retroceder la lente simple o compuesta de varias lentes (hasta 16 elementos tienen algunas, aunque siempre se mueven como un bloque compacto) del objetivo hasta conseguir que coincidan exactamente los puntos de luz que entran por el diafragma en el plano focal por el que circula la película fotográfica, unos rayos de luz que "fuera de foco", es decir, no enfocados, llegan al plano focal como círculos de confusión en vez de como puntos definidos. La longitud focal es la distancia que existe entre el punto de enfoque óptico del objetivo enfocado a infinito y el plano por el que circula la película sensible a la luz. El sistema de enfoque de las cámaras fotográficas (exceptuando las que no tienen sistema de enfoque y utilizan uno fijo enfocado entre más o menos 3 metros e infinito) consta de 2 piezas, una que permanece fija y otra que se mueve a medida que el fotógrafo mueve el anillo de enfoque. Cuando coinciden las 2 piezas está correctamente enfocado el motivo o sujeto que se quiere destacar nítidamente en la fotografía. En las cámaras con enfoque automático no se puede enfocar fácilmente en las superficies planas, aunque se enfoca perfectamente en las superficies con relieves, pues también están basadas en este sistema de doble plano o de 2 piezas. En algunas cámaras el enfoque automático se puede retener o bloquear manteniendo pulsado hasta la mitad el botón de disparo o un dispositivo especial que suele venir indicado con las siglas "AF". Una vez bloqueado el enfoque, el fotógrafo puede encuadrar la escena y disparar, pues el mecanismo de enfoque, situado en la parte central de la pantalla y remarcado con un círculo, funciona en un área muy pequeña en el visor.
Desde dentro hacia afuera del cilindro, en los objetivos se pueden encontrar los anillos del diafragma, de la distancia focal si se trata de un zoom y el de enfoque, donde aparece una escala en metros (m) y otra escala en pies (feet o ft), pulgadas, yardas y millas de interés para los fotógrafos anglosajones. En el caso de enfocar por apreciación o al ajustar el diafragma para el flash según la distancia, en ambos manualmente y sin mirar por el visor, los fotógrafos deberán tener cuidado de no confundir ambas escalas. Las cámaras modernas dan resuelta una operación matemática que se puede efectuar fácilmente sabiendo que la distancia focal (F) entre el plano focal por el que circula la película fotográfica y el diafragma (f) o pequeño orificio por el que penetra la luz en la cámara oscura es el resultado de la raíz cuadrada de la suma de los cuadrados de los lados. En concreto, para la película de 24 x 36 milímetros (sólo nos interesa hallar el prisma de la superficie del material sensible a la luz que instalamos en el plano focal, frente al diafragma), también denominada de paso universal, la suma de los lados al cuadrado es 576 + 1296 = 1872, cuya raíz cuadrada da como resultado 43,266615 milímetros. Esa debería ser la distancia focal exacta entre el plano focal en el que se instala el material sensible a la luz dentro de la cámara oscura y el diafragma por el que penetran los rayos de luz para que la escena resultante en la fotografía sea proporcional a como la vemos en la realidad. Si la distancia focal es menor que la proporcional al plano focal se ve angular, es decir, se ensancha el ángulo de visión, disminuye el tamaño aparente de las cosas y se separan entre sí los planos más cercanos a la cámara fotográfica y los más alejados. Un objetivo ojo de pez es un angular extremo, de 15 milímetros o menos. Si la distancia focal es mayor se ve tele ("lejos" o "a distancia" en griego clásico), es decir, se reduce el ángulo de visión, aumenta el tamaño aparente de las cosas y los planos se acercan entre sí. En cualquier retrasmisión deportiva por televisión se puede apreciar cómo en algunas tomas con teleobjetivo, normalmente un 300 milímetros, el público parece que está encima de los deportistas, o parece alejado de ellos en las tomas con gran angular, un 28 ó un 35 milímetros. Los zoom son objetivos de distancia focal variable porque el bloque compacto de la lente en el que también se aloja el diafragma tiene más recorrido que los objetivos de distancia focal fija. Los zoom ofrecen la ventaja de poder encuadrar las escenas sin levantar el ojo del visor. Su inconveniente es que son menos luminosos que los objetivos fijos, es decir, que su diafragma se puede abrir menos pasos y por tanto se ve menos claro a través de ellos. Dependiendo de la posición en la que se coloca el zoom varía también el diafragma mínimo, que puede ser por ejemplo de 1:3.5 en la posición angular ó 1:5.6 en la posición tele, pues de abrirse más los rayos de luz chocarían en las paredes internas del objetivo. En algunos zoom la distancia de enfoque mínimo puede variar en función de la distancia focal, consiguiéndose la máxima proximidad al motivo en las posiciones más largas. Según un tópico muy extendido, uno de tantos, se recomienda hacer retratos de primeros planos con teleobjetivos medios o en la posición tele del zoom. La distancia entre el fotógrafo y el modelo es mayor y se puede obtener fácilmente un retrato tipo sello del modelo, pero también se pueden hacer retratos en todas las distancias focales tomando la precaución de situar al modelo en el centro del eje óptico del objetivo para evitar las deformaciones, que son más acusadas por las esquinas del plano focal, especialmente con los objetivo angulares o en la posición angular del zoom.
Si desmontamos el objetivo de la cámara porque queremos hacer una fotografía usando como diafragma el orificio de una moneda de 25 pesetas, que mide 4 milímetros, deberemos saber que el diafragma es directamente proporcional a la distancia focal, es decir 43,266615 milímetros, e inversamente proporcional al diámetro del orificio de la moneda, es decir, 4 milímetros, cuyo resultado es un diafragma 10,816653, aproximado al 1:11 que aparece en la escala de diafragma de las cámaras. Si la distancia focal entre el plano focal en el que instalamos el material sensible y el diafragma u orificio por el que penetra la luz en la cámara oscura es menor (angular) o mayor (tele) deberemos efectuar la operación matemática correspondiente para obtener el valor exacto de un diafragma tan casual como el que encontramos en una moneda de 25 pesetas, unas operaciones matemáticas, es decir, predicciones exactas cuantificables, que las cámaras fotográficas convencionales, hasta las más sencillas, dan resueltas.

Hay que advertir que la imagen obtenida por este procedimiento dista mucho de ser una imagen aceptable desde la perspectiva de los que han usado alguna vez una cámara cualquiera, especialmente porque las lentes de los objetivos cumplen una función determinante en la toma de imágenes, pero este procedimiento de observación del mundo visible operando desde dentro de una cámara oscura fue determinante para muchos de los descubrimientos que hicieron los artistas del Renacimiento sobre la representación gráfica de la realidad. Cuanto más abierto está el diafragma, más curvatura de la lente se capta y más desenfocados aparecen los primeros y los últimos planos; cuanto más cerrado, menos curvatura de la lente y por tanto, más planos enfocados o nítidos aparecen en la imagen. En todas las situaciones con 2 ó más puntos de interés situados en diferentes planos respecto de la cámara fotográfica, es preferible enfocar a un punto intermedio, más cerca del primer plano que del último. La norma general es enfocar al punto de interés principal de la escena que se fotografía, aunque en las ocasiones en las que se requiera, el fotógrafo también puede captar nítidamente 2 ó más puntos de interés situados en planos diferentes dentro de la misma escena. Se denomina "hiperfocal" a la distancia más corta respecto de la cámara en la que el sujeto o motivo del primer plano se reproduce con nitidez en la imagen cuando también está enfocado el plano situado en el infinito, tanto fotográfico (los planos situados más allá del último punto de enfoque), como espacial, pues se pueden hacer fotos a la Luna, al Sol y a las estrellas. Operando con el anillo de diafragmas y el de enfoque, el fotógrafo puede conseguir la máxima profundidad de campo o de planos nítidos enfocando al "punto hiperfocal", es decir, a un punto imaginario situado entre el primer plano en el que se sitúa el motivo y el último plano, normalmente el infinito, pues las distancias se agrandan a medida que se alejan de la cámara y los planos se alejan entre sí a medida que aumenta la distancia respecto de la cámara. Con un diafragma 1:16 y el enfoque fijado en 5 metros se reproduce nítidamente todo lo situado entre 3 metros e infinito. Con un objetivo gran angular de 28 ó 35 milímetros de distancia focal, si el punto hiperfocal se sitúa en aproximadamente 4.5 metros se puede conseguir una banda de planos nítidos comprendidos entre 3 metros e infinito con un diafragma 2 puntos más abierto, concretamente 1:8. En términos generales, si lo que se pretende es conseguir que salgan nítidos motivos situados en diferentes planos respecto de la cámara, es preferible utilizar un objetivo angular. Con los objetivos de cualquier distancia focal enfocados a un plano cercano, aún con el diafragma cerrado a tope, un 1:16, y apuntando al punto hiperfocal, en el caso de una seta, por ejemplo, al mamelón que con frecuencia se forma en el sombrerillo en el punto de unión con el pie, la profundidad de campo o de planos enfocados es mínima, apenas una banda de nitidez con unos cuantos centímetros. Esto también ocurre en los retratos de primeros planos, en los que es preferible enfocar a los ojos, con lo que pueden quedar desenfocados aún con un diafragma cerrado (1:11 ó 1:16) la punta de la nariz y las orejas, aunque esto último no preocupa demasiado a la mayoría de las personas.
Las cámaras oscuras reproducen en un plano la imagen obtenida a través de una pequeña abertura o diafragma sensiblemente mejorada mediante una lente biconvexa, curvada en ambas superficies, la interior y la exterior, una lupa compleja que en ocasiones puede estar compuesta por 16 elementos diferentes, pero que se mueve siempre como un bloque compacto que puede tener más o menos recorrido dentro del cilindro metálico en el que va alojada. La profundidad de campo es el efecto más perceptible de los que se producen en las fotos por utilizar una lente curvada para mejorar la imagen, pues ésta se proyecta en forma de lentilla o de lenteja en el plano focal por el que circula la película fotográfica. El plano enfocado es el que se proyecta con más nitidez y dependiendo del diafragma que se utilice, aparecen más o menos planos enfocados por delante y por detrás del plano enfocado: cuanto más abierto está el diafragma, más curvatura de la lente capta y más desenfocados aparecen los primeros y los últimos planos; cuanto más cerrado, menos curvatura de la lente y por tanto más planos enfocados o nítidos aparecen en la imagen. En algunos objetivos aparece inscrita una "escala de profundidad de campo" reproduciendo a ambos lados del punto de enfoque la escala de diafragmas, de forma que los planos comprendidos entre el diafragma elegido a ambos lados del punto de enfoque son los que aparecen nítidos en las fotografías. Algunas cámaras vienen dotadas con un dispositivo de "previsualización de la profundidad de campo" que consiste en cerrar el diafragma al pulsarlo, pues mientras que enfocamos permanece abierto a tope para facilitar la visión de la escena. Aunque la escena se oscurece perceptiblemente, no es fácil ver la profundidad de campo, es decir, los planos enfocados y los desenfocados por este procedimiento. Algunas cámaras automatizadas mediante microcomputadores ejecutan esta función en un programa específico denominado "deep" (profundidad en inglés): pulsando levemente el disparador, el fotógrafo señala el primer y último plano que desea que se reproduzca con nitidez en la fotografía y la cámara enfoca al punto hiperfocal, elige automáticamente el diafragma y en función de éste, la velocidad de obturación.
Un error habitual entre los fotógrafos principiantes es colocar a los modelos bajo un edificio, monumento o paisaje de grandes dimensiones. El edificio se reproduce perfectamente en la imagen mientras que los modelos parecen hormigas. El misterio de la distancia aparente de lo que vemos ha ocupado a los sabios de todos los tiempos y culturas, especialmente la denominada ilusión de la Luna, que en todas las épocas, en todas las zonas del planeta y a todas las personas que hemos vivido en él nos ha parecido más grande cuando la vemos en el horizonte que en el cielo (una advertencia: si se hace a simple vista, puede haber algún bromista entre los presentes, por lo que antes de ir corriendo al oculista, debe contrastar sus visiones con las de otras personas). Los científicos Lloyd y James Kaufman, de la Academia de Ciencias de Estados Unidos, demostraron a finales de 1999 que el cerebro humano "interpreta" lo que ve de acuerdo con la información comparativa y con la memoria que actualiza al mismo tiempo que ve. Por eso vemos la Luna más grande cuando está flotando en el horizonte, o vemos más cerca de lo que realmente está un coche lejano o a una persona, a la que incluso podemos reconocer en la lejanía por algunos detalles como por ejemplo los andares, como se llama en Andalucía a la manera de caminar. La "ilusión óptica" desaparece instantáneamente cuando miramos a través de un cilindro hueco, como es el caso de los objetivos de las cámaras fotográficas, que reproducen exactamente la distancia real a la que están los objetos y las personas. Estos contratiempos se les presentan habitualmente a los técnicos de televisión que realizan retransmisiones en escenarios naturales o monumentales con un presentador. El contratiempo de la diferencia de luces entre el presentador y el escenario natural o monumental, que en fotografía se resuelve con un sencillo golpe de flash de relleno, en cine, video y televisión se resuelve con focos que igualan las luces entre el primero y el último plano. El contratiempo de los planos se resuelve con un enfoque hiperfocal: buscan el punto imaginario entre el presentador y el escenario, más cerca del presentador que del escenario, en el que ambos planos y los comprendidos entre ellos se reproducen nítidamente. Las cámaras compactas de usar y tirar y las de las gamas más bajas suelen tener un diafragma fijo de 1:7.5 y están enfocadas al punto hiperfocal, de forma que captan nítidamente todo lo situado entre 3 metros e infinito. En algunos modelos diseñados con ayuda de computadores se ha arqueado el plano focal por el que circula la película fotográfica de forma que capta la proyección de la imagen en forma de lentilla, ganando con este procedimiento una profundidad de campo o de planos enfocados extra de forma que en las fotos aparecen enfocados todos los planos situados entre 1.5 metros e infinito. El enfoque hiperfocal resulta especialmente útil en todas las situaciones en las que el fotógrafo pretende captar una escena previsible, un desfile festivo o una carrera de coches o de ciclistas, por ejemplo. Los buenos fotógrafos además habrán procurado situarse preferentemente cerca de una curva, si es en una pendiente ascendente mejor que si es descendente y rozarán la perfección si en la curva inciden de lleno los rayos solares. Con un diafragma intermedio, un 1:8 ó incluso un 1:5.6 y enfocando entre las 2 cunetas, más cerca de la más cercana que de la más alejada, el fotógrafo podrá disponer de una velocidad de obturación rápida, 1/250 de segundo ó 1/500, suficiente para congelar las escenas más rápidas. Otra precaución adicional que pueden adoptar los fotógrafos, que incluso es aconsejable en todas las situaciones, es colocar la cámara en situación perpendicular respecto del plano o escena que se enfoca. Esto es obvio cuando se trata de la foto escolar que nos hacen de niños, foto en la que no nos disponen en una fila sino en varias perpendiculares respecto del plano focal de la cámara, como nos enteramos de mayores, pero también es recomendable cuando por ejemplo fotografiamos la escena de la caza de un saltamontes a manos de una mantis religiosa: cualquier intento de dar protagonismo a la víctima o al verdugo hubiera arruinado la foto, aún con el diafragma más cerrado. Eso sin contar con que cualquier maniobra extraña hubiera alertado a la víctima y arruinado una foto que quién sabe si alguna vez puede merecer un premio. El autor hace constar que se trataba de animales salvajes en total libertad, que utilizaba un teleobjetivo corto, concretamente un 135 mm. y que al menos uno de los 2 insectos, adivinen cuál, siguió su propia existencia después de ser protagonista de unas fotos por las que difícilmente va a reclamar derechos de imagen, salvo sorpresa enorme, y de comerse al otro.

Distancia hiperfocal

Cuanto más abierto está el diafragma, más curvatura de la lente se capta y más desenfocados aparecen los primeros y los últimos planos; cuanto más cerrado, menos curvatura de la lente y por tanto, más planos enfocados o nítidos aparecen en la imagen. En todas las situaciones con 2 ó más puntos de interés situados en diferentes planos respecto de la cámara fotográfica, es preferible enfocar a un punto intermedio, más cerca del primer plano que del último. La norma general es enfocar al punto de interés principal de la escena que se fotografía, aunque en las ocasiones en las que se requiera, el fotógrafo también puede captar nítidamente 2 ó más puntos de interés situados en planos diferentes dentro de la misma escena. Se denomina hiperfocal a la distancia más corta respecto de la cámara en la que el sujeto o motivo del primer plano se reproduce con nitidez en la imagen cuando también está enfocado el plano situado en el infinito, tanto fotográfico (los planos situados más allá del último punto de enfoque), como espacial, pues se pueden hacer fotos a la Luna, al Sol y a las estrellas. Operando con el anillo de diafragmas y el de enfoque, el fotógrafo puede conseguir la máxima profundidad de campo o de planos nítidos enfocando al punto hiperfocal, es decir, a un punto imaginario situado entre el primer plano en el que se sitúa el motivo y el último plano, normalmente el infinito, pues las distancias se agrandan a medida que se alejan de la cámara y los planos se alejan entre sí a medida que aumenta la distancia respecto de la cámara. Con un diafragma 1:16 y el enfoque fijado en 5 metros se reproduce nítidamente todo lo situado entre 3 metros e infinito. Con un objetivo gran angular de 28 ó 35 milímetros de distancia focal, si el punto hiperfocal se sitúa en aproximadamente 4.5 metros se puede conseguir una banda de planos nítidos comprendidos entre 3 metros e infinito con un diafragma 2 puntos más abierto, concretamente 1:8. En términos generales, si lo que se pretende es conseguir que salgan nítidos motivos situados en diferentes planos respecto de la cámara, es preferible utilizar un objetivo angular. Con los objetivos de cualquier distancia focal enfocados a un plano cercano, aún con el diafragma cerrado a tope, un 1:16, y apuntando al punto hiperfocal, en el caso de una seta, por ejemplo, al mamelón que con frecuencia se forma en el sombrerillo en el punto de unión con el pie, la profundidad de campo o de planos enfocados es mínima, apenas una banda de nitidez con unos cuantos centímetros. Esto también ocurre en los retratos de primeros planos, en los que es preferible enfocar a los ojos, con lo que pueden quedar desenfocados aún con un diafragma cerrado (1:11 ó 1:16) la punta de la nariz y las orejas, aunque esto último no preocupa demasiado a la mayoría de las personas.
Las cámaras oscuras reproducen en un plano la imagen obtenida a través de una pequeña abertura o diafragma sensiblemente mejorada mediante una lente biconvexa, curvada en ambas superficies, la interior y la exterior, una lupa compleja que en ocasiones puede estar compuesta por 16 elementos diferentes, pero que se mueve siempre como un bloque compacto que puede tener más o menos recorrido dentro del cilindro metálico en el que va alojada. La "profundidad de campo" es el efecto más perceptible de los que se producen en las fotos por utilizar una lente curvada para mejorar la imagen, pues ésta se proyecta en forma de lentilla o de lenteja en el plano focal por el que circula la película fotográfica. El plano enfocado es el que se proyecta con más nitidez y dependiendo del diafragma que se utilice, aparecen más o menos planos enfocados por delante y por detrás del plano enfocado: cuanto más abierto está el diafragma, más curvatura de la lente capta y más desenfocados aparecen los primeros y los últimos planos; cuanto más cerrado, menos curvatura de la lente y por tanto más planos enfocados o nítidos aparecen en la imagen. En algunos objetivos aparece inscrita una "escala de profundidad de campo" reproduciendo a ambos lados del punto de enfoque la escala de diafragmas, de forma que los planos comprendidos entre el diafragma elegido a ambos lados del punto de enfoque son los que aparecen nítidos en las fotografías. Algunas cámaras vienen dotadas con un dispositivo de "previsualización de la profundidad de campo" que consiste en cerrar el diafragma al pulsarlo, pues mientras que enfocamos permanece abierto a tope para facilitar la visión de la escena. Aunque la escena se oscurece perceptiblemente, no es fácil ver la profundidad de campo, es decir, los planos enfocados y los desenfocados por este procedimiento. Algunas cámaras automatizadas mediante microcomputadores ejecutan esta función en un programa específico denominado "deep" (profundidad en inglés): pulsando levemente el disparador, el fotógrafo señala el primer y último plano que desea que se reproduzca con nitidez en la fotografía y la cámara enfoca al punto hiperfocal, elige automáticamente el diafragma y en función de éste, la velocidad de obturación.
Un error habitual entre los fotógrafos principiantes es colocar a los modelos bajo un edificio, monumento o paisaje de grandes dimensiones. El edificio se reproduce perfectamente en la imagen mientras que los modelos parecen hormigas. El misterio de la "distancia aparente" de lo que vemos ha ocupado a los sabios de todos los tiempos y culturas, especialmente la denominada "ilusión de la Luna", que en todas las épocas, en todas las zonas del planeta y a todas las personas que hemos vivido en él nos ha parecido más grande cuando la vemos en el horizonte que en el cielo (una advertencia: si se hace a simple vista, puede haber algún bromista entre los presentes, por lo que antes de ir corriendo al oculista, debe contrastar sus visiones con las de otras personas). Los científicos Lloyd y James Kaufman, de la Academia de Ciencias de Estados Unidos, demostraron a finales de 1999 que el cerebro humano "interpreta" lo que ve de acuerdo con la información comparativa y con la memoria que actualiza al mismo tiempo que ve. Por eso vemos la Luna más grande cuando está flotando en el horizonte, o vemos más cerca de lo que realmente está un coche lejano o a una persona, a la que incluso podemos reconocer en la lejanía por algunos detalles como por ejemplo los andares, como se llama en Andalucía a la manera de caminar. La "ilusión óptica" desaparece instantáneamente cuando miramos a través de un cilindro hueco, como es el caso de los objetivos de las cámaras fotográficas, que reproducen exactamente la distancia real a la que están los objetos y las personas. Estos contratiempos se les presentan habitualmente a los técnicos de televisión que realizan retransmisiones en escenarios naturales o monumentales con un presentador. El contratiempo de la diferencia de luces entre el presentador y el escenario natural o monumental, que en fotografía se resuelve con un sencillo golpe de flash de relleno, en cine, video y televisión se resuelve con focos que igualan las luces entre el primero y el último plano. El contratiempo de los planos se resuelve con un enfoque hiperfocal: buscan el punto imaginario entre el presentador y el escenario, más cerca del presentador que del escenario, en el que ambos planos y los comprendidos entre ellos se reproducen nítidamente. Las cámaras compactas de usar y tirar y las de las gamas más bajas suelen tener un diafragma fijo de 1:7.5 y están enfocadas al punto hiperfocal, de forma que captan nítidamente todo lo situado entre 3 metros e infinito. En algunos modelos diseñados con ayuda de computadores se ha arqueado el plano focal por el que circula la película fotográfica de forma que capta la proyección de la imagen en forma de lentilla, ganando con este procedimiento una profundidad de campo o de planos enfocados extra de forma que en las fotos aparecen enfocados todos los planos situados entre 1.5 metros e infinito. El enfoque hiperfocal resulta especialmente útil en todas las situaciones en las que el fotógrafo pretende captar una escena previsible, un desfile festivo o una carrera de coches o de ciclistas, por ejemplo. Los buenos fotógrafos además habrán procurado situarse preferentemente cerca de una curva, si es en una pendiente ascendente mejor que si es descendente y rozarán la perfección si en la curva inciden de lleno los rayos solares. Con un diafragma intermedio, un 1:8 ó incluso un 1:5.6 y enfocando entre las 2 cunetas, más cerca de la más cercana que de la más alejada, el fotógrafo podrá disponer de una velocidad de obturación rápida, 1/250 de segundo ó 1/500, suficiente para congelar las escenas más rápidas. Otra precaución adicional que pueden adoptar los fotógrafos, que incluso es aconsejable en todas las situaciones, es colocar la cámara en situación perpendicular respecto del plano o escena que se enfoca. Esto es obvio cuando se trata de la foto escolar que nos hacen de niños, foto en la que no nos disponen en una fila sino en varias perpendiculares respecto del plano focal de la cámara, como nos enteramos de mayores, pero también es recomendable cuando por ejemplo fotografiamos la escena de la caza de un saltamontes a manos de una mantis religiosa: cualquier intento de dar protagonismo a la víctima o al verdugo hubiera arruinado la foto, aún con el diafragma más cerrado. Eso sin contar con que cualquier maniobra extraña hubiera alertado a la víctima y arruinado una foto que quién sabe si alguna vez puede merecer un premio. El autor hace constar que se trataba de animales salvajes en total libertad, que utilizaba un teleobjetivo corto, concretamente un 135 mm. y que al menos uno de los 2 insectos, adivinen cuál, siguió su propia existencia después de ser protagonista de unas fotos por las que difícilmente va a reclamar derechos de imagen, salvo sorpresa enorme, y de comerse al otro.
#Anonymous perfect | Cajas negras: del problema al síntoma | Conocer a Bioy | Abajo el régimen .~ UPDATE db! #31m 2016