RSS

@luis_el_cabron Bárcenas falso CULPABLE
Espero que hayan leído la novela El largo adiós de Raymond Chandler. En mi descargo solo puedo decir que ésa es la que más veces he leído sin merma emoción y por supuesto comentao del autor, pues el guión de Doble indemnización o Perdición no es suyo y además creo que es leyenda urbana eso de que en otra de las películas basadas en sus novelas muere a tiros 1 gángster que luego aparece pegando tiros escenas después, es decir que resucita. Es pa que la gente esté atenta a tramas de ficción tan brillantemente trabadas que hasta se llevan a cabo en la realidad aprovechando que la gente no lee. Si hubiera visto 1 gazapo en las novelas de Chandler también lo habría contao, se sabría, pero que me aspen si eso de armar tremendo escándalo parecido a la cortinas de humo por 1 quítame allá esos capitales blanqueaos y evadidos a paraísos fiscales no han dejao trazas diversas, de donde vienen, de quién son, donde han ido, pues en ca movimiento se descuentan comisiones, muchas más preguntas y sobre to respuestas y justificantes que se tapan. Y a la vez, cuando to el mundo espera que los #banksters y patriotas donantes nieguen su participación o se pongan de lao, como recomienda su guró Arriola, especie santón de tribu que ha trasladao el hacerse el muerto de los Torer@ en las corridas y los encierros a la arena política, no irán en realidad a lavar en el banquillo sus propias miserias aprovechando que el desaparecido @luis_el_cabron Bárcenas ya es 1 cadáver. Es tan facil como que si el envidiable patrimonio de la familia Aznar & Botella, de lo que se sienten razonablemente orgullosos y además lo publican, supera en poco los 2.000.000 € los 48.000.000 € que ha movido @luis_el_cabron Bárcenas solo en Suiza ocultos al fisco español desde el año 2008 tienen que ser de alguien o algo más. Quiero decir que a lo mejor no se los daban los capitales que blanqueaba sino que apenas los guardaba, pero de momento su único pecao es que es el único que ha echao cuentas en esa casa mal avenida o lo que sea tan tremendo contubernio, de lo que hemos visto los apuntes o asientos que se conocieron como fotocopias, luego 1 hoja por las 2 caras ó 2 arrancadas del Libro Mayor, pues esas paginao, selladas, firmadas y otras pruebas que lo convierten en objeto único, donde aparece Mariano Rajoy, que según la declaración es el que decidía la cuantía de los sobresueldos y los receptores mirando precisamente ese cuaderno, beneficiaos de los que conocemos las caras en su faceta tertulianos, seguro que acaban antes si preguntan a Mariano Rajoy, que ni lo nombre en el plasma qué hizo con su pasta, pues eso hay que declararlo. A lo mejor no lo quieren tanto como cree ni esos servicios que presta a cambio de sobresueldos antes secretos lo merecen, pero más difícil creer lo del chantaje tan a la vista: @luis_el_cabron Bárcenas, contable eficiente de los que te cagas, se tomó sus precauciones cuando fue impuntao en 2009 por culpa de incompetentes siderales como Correa, el conserje venido a más en 1 trama corrupta ya muy madura en la que sus movimientos se deciden por errores y cagadas, recuerden al narco Feijóo llamando impresentable a Mato y la contundente respuesta en semana santa, vía crucis en adelante, o la tonta del culo, que se lo llamó cara a cara Esperanza Aguirre con el:
- Que ca palo aguante su vela, de Cospedal. Sin ir mucho más lejos, la estrategia del falso culpable promovida por los autores intelectuales de la estafa Mariano Rajoy, Arriola y Aznar, con voceras y bocazas de ocasión como Acebes, Zaplana, Somoano, Pedro J. Ramírez otra vez, Samboal, Mayor, la actual TVE y largo etc. siguen desde los atentados terroristas del #11m 2004, aunque eso sí, poniendo a salvo su tesoro en Suiza casi como el oro de Moscú en la II República del temido Zapatero, no solo promotor sino beneficiado según estas conspiranoias que sin embargo ayudó a la fuga de capitales, a lo mejor lo único, pues cerebros con el propio y sus ministras de la Vogue y el payaso MaFo íbamos sobraos. Imaginen por ejemplo si hubieran hecho lo mismo los 700.000 perjudicaos de las #participadas, cuyos capitales bloquearon y están haciendo quitas salvajes o los 43.000 no menos perjudicaos de Banif de los Botín o los que desconozco de Forum y Afinsa donde siempre se da 1 característica: entre muy pocos que están en el ajo, causan daños tremendos a familias, empresas, regiones, países y largo etcétera, a lo mejor también porque solo saben hacer y decir eso además de poner la mano en el fuego por personajes y tipejos que se parten el culo de risa cuando dicen que los están ayudando. Aunque algunos intelectuales guiris de fuste piensan que el último realmente mito producido por la literatura fue el conde Drácula, con el que se dan cierto parecido los #banksters, solo que en vez de empalar a sus víctimas en los campos los #STOPdesahucios y convierten en #esclavos fiscales el resto de sus vidas, imaginen en la escena final a Eduardo Inda tomándose 1 gic tonic en la cafetería del Congreso dentro de unos añitos, cuando se haya olvidao to menos ese aire a lo Humphrey Bogart que se da Inda, 1 tipo capaz de pedirle fuego a Mercedes Milá en los pasillos de Telecinco con el cigarrillo recién apagao entre los labios, hilillos de plastelina a la mar como el Prestige, mientras que al fondo entra por la puerta giratoria @luis_el_cabron Bárcenas con la gabardina en el bracete y convenientemente trasfigurao, se sienta a su lao.
- Vengo a pagar 1 vieja deuda.
- No hay de qué (han muerto varios y a Marlowe han estao a punto matarlo varias veces en la novela). Si yo ya sabía de quién era la pasta, ¿no sabes que también fui el que destapé el caso Nóos? Aunque pa imperdonable lo mío contando el final de otra obra maestra de la literatura.

Amanita caesarea Vs Amanita phalloides

Muerte de Claudio

según Suetonio, Tácito y Dión Casio
Suetonio, Claudio: "... todos aceptaban que Claudio fue muerto por el veneno, pero en cuanto a quién se lo administró y qué veneno empleó, hay algunas discrepancias. Algunos escriben que mientras participaba en una fiesta del castillo del Capitolio con los sacerdotes, le fue administrado por Haloto, su eunuco, su probador de comidas; otros afirman que en una comida, en su propio hogar, por la propia Agripina, quien le ofreció un hongo envenenado, sabiendo que estos manjares le gustaban muchísimo. En cuanto a los accidentes que siguieron, los informes varían. Algunos dicen que inmediatamente después de tomar el veneno, quedó sin habla y continuó toda la noche en dolorosos tormentos, hasta morir un poco antes del amanecer. Otros afirman que al principio cayó dormido, y luego, mientras la carne del hongo fluía y flotaba de un lado al otro dentro de su cuerpo, lo vomitó todo. Pero en cuanto a si el veneno que se le administró después fue incluido en un potaje espeso haciendo ver que tenía necesidad de volver a alimentarse, ya que había quedado con el estómago vacío, o si se le administró por medio de un enema, fingiendo que se le creía recargado de alimentos y repleto, a fin de que pudiese ser aliviado por ese tipo de egestión y purificación, ello es incierto. Su muerte fue mantenida en secreto durante un tiempo, hasta que quedaron arregladas todas las cosas en lo referente a su sucesor. Y luego se hicieron votos en su favor, mientras todavía permanecía enfermo, y también se llevaron actores cómicos al lugar, como si todavía estuviera enfermo, en apariencia para solazarlo y deleitarlo, como si tuviese una enorme ansia de diversiones. Murió 3 días antes de los Idus de octubre, cuando Asinio Marcelo y Acilio Aviola eran cónsules, en el año 64 de su edad y en el decimocuarto de su imperio."

Tácito, Anales: "En medio de esta vasta acumulación de ansiedades, Claudio fue atacado de enfermedad, y para la recuperación de su salud recurrió al aire suave y a las aguas saludables de Sinuessa. Fue entonces cuando Agripina, decidida desde hacía mucho tiempo a la acción impía y aprovechando ávidamente la ocasión, ayudada como estaba de perversos agentes, deliberó en cuanto a la naturaleza del veneno que utilizaría, respecto de "si debía ser repentino e instantáneo en su funcionamiento" y si en ese caso, la desesperada medida no surgiría a la luz; y si elegía materiales lentos y corrosivos en su operación, si Claudio, cuando se aproximara su fin, y habiendo descubierto quizá la traición, no reanudaría su efecto para con su hijo. Entonces se decidió por algo de una naturaleza muy sutil, que "le desordenase el cerebro y exigiera tiempo para matar". Se eligió a una experimentada artista en tales preparaciones, llamada Locusta, últimamente condenada por envenenamiento, y reservada desde hacía mucho tiempo como uno de los instrumentos de la ambición. Gracias a la destreza de esa mujer se preparó el veneno; para administrarlo se designó a Haloto, uno de los eunucos, cuyo oficio consistía en servir las comidas del emperador y probar las viandas. En rigor, todos los aspectos de esa transacción se conocieron después tan en detalle, que los escritores de estos tiempos están en condiciones de relatar "cómo el veneno fue vertido en una fuente de hongos, que le gustaban sobremanera; pero no se percibió de inmediato el efecto del veneno, ya fuera porque sus sentidos quedaron anulados, o por efecto del vino que acababa de beber". Al mismo tiempo cierto relajamiento de los intestinos pareció hacerle algún bien. Entonces Agripina se sintió desconsolada, pero como su vida estaba en peligro, pensó muy poco en lo odioso del procedimiento y pidió ayuda a Jenofonte, el médico a quien ya había implicado en sus culpables propósitos. Se cree que entonces él, como si tratara de ayudar a Claudio en sus esfuerzos por vomitar, le introdujo en la garganta una pluma untada de mortal veneno, sin ignorar que en desesperados actos de villanía la tentativa sin el hecho es peligrosa, en tanto que para asegurar la recompensa deben ser llevados a cabo en el acto."

Dion Casio, libro LXI: "... Agripina se alarmó y se apresuró a prevenirlo todo por medio del envenenamiento de Claudio, pero, como debido a la gran cantidad de vino que bebía, y a sus hábitos generales de vida, que todos los emperadores en general adoptan para su protección, no podía ser dañado fácilmente, mandó buscar a una famosa traficante de venenos, una mujer llamada Locusta, que recientemente había sido condenada por esa misma acusación. Y preparó con su ayuda un veneno cuyo efecto era seguro, que colocó en una de las hortalizas llamadas hongos. Luego ella misma comió de los otros, pero hizo que su esposo comiera uno de los que contenían veneno, porque era el más grande y el más hermoso de todos. Y así, la víctima de la conspiración fue sacada del banquete, en apariencia atontada por la fuerte bebida, cosa que había sucedido muchas veces antes. Pero durante la noche el veneno hizo su efecto, y falleció sin haber podido decir u oír una palabra. Era el 13 de octubre, y había vivido 63 años, 2 meses y 13 días, siendo emperador durante 13 años, 8 meses y 20 días."
Robert Graves, Yo Claudio, 1934 y Claudio el dios, 1943.