SELECT_-*-_ post


formulario de contacto

el Diablo carga las menciones

Destruir setas nada tiene que ver con la jardinería, la naturaleza y el sentido común: los hongos realizan más del 90% del trabajo total de descomposición de los residuos orgánicos y un bosque sin sus servicios moriría ahogado por sus propios desechos. Los hongos y especialmente sus cuerpos fructíferos, las setas, permanecieron sumergidos en el submundo del esoterismo y la ignorancia hasta que los científicos arrojaron luz sobre estos simpáticos organismos y decidieron clasificarlos a partir de 1969 como un reino de la naturaleza viva diferente: el Reino Fungi, en el que también se incluyen los líquenes. Son inmóviles como las plantas, pero se parecen a los animales en que se nutren de otros organismos, pues a diferencia de las plantas, no pueden producir su propio alimento. Viven ocultos bajo la tierra hasta que sus cuerpos reproductores o setas brotan del suelo y de los troncos de los árboles en las tardes soleadas precedidas de lluvias intensas, en otoño y en primavera sobre todo, aunque algunos también aparecen a finales del verano y a principios del invierno. Los científicos estiman que puede haber 1.500.000 especies de hongos sobre el planeta del sistema solar que compartimos, de los cuales vemos unas 6.000 especies de hongos superiores, es decir, los que llamamos setas, bolets, champignons, musrhooms o la parte fructífera o reproductora de los micelios, con aspecto algodonoso que viven bajo tierra, la gran mayoría no tienen interés culinario o no se les conoce. Contribuye a ello saber que de las aproximadamente 100 especies de setas comestibles, una respetable mayoría son indigestas en diversos grados e incluso tóxicas si se ingieren crudas o poco cocinadas. En la península Ibérica se han catalogado 1.500 especies, 100 tóxicas y entre ellas alguna de las más comunes en los campos. En otras palabras: los Boletus edulis y las orejas de Judas, Auricularia auricula Judae son las únicas setas comestibles que se pueden añadir crudas como ingredientes en ensaladas. La mayoría de las setas comestibles se emplean como ingredientes en comidas muy cocinadas, casi siempre en poca cantidad, bien por su escasez en los campos, por su carestía en los mercados o bien también por su alto valor nutritivo: se dice que 100 gramos de setas alimentan igual que un filete de carne. ADVERTENCIA: en 1979 la Oficina de Sanidad de Alemania aconsejó no comer más de 200 gr de setas silvestres por semana, y menos aún si se trataba de Agaricus, uno de los efectos de la denominada "lluvia ácida" sobre los bosques de Centroeuropa. En España también se han hecho mediciones sobre la absorción de metales pesados por A. campester en la Sierra de Córdoba: 50,9 mg de mercurio por kg seco de sombreros cuando la OMS admite tasa de 0,05 mg por kg de alimento y de A. macrosporus de Lugo: 4,83 mg de cadmio por kg fresco cuando la dosis tolerada por la OMS. es de 0,06 - 0, 07 mg por kg de alimento. El champiñón de campo es uno de los hongos más conocidos de la península Ibérica y está considerado un excelente comestible también cultivado. De hecho es el más cultivao del planeta junto con el shiitake, conocido científicamente como Lentinus edodes y seta de olmo. Los 4 champiñones gigantes recogidos en los alrededores de Madrid aparecieron en apenas un palmo de terreno, corroborando su costumbre de crecer en grupos o corros a finales del verano y principios del otoño, su temporada alta. Más esporádicamente pueden aparecer también en primavera, como es el caso, cuando las condiciones climáticas son propicias. Los sombreros de apariencia blanca con tonos marrones suelen medir entre 5 y 11 cm de diámetro, aunque el champiñón gigante de las fotos superaba holgadamente los 20 cm a lo largo y los 15 cm a lo ancho. Muchos suelen estar cubiertos por escamas y en el pie, de color blanco y aspecto firme, les sobrevive un anillo que cubre las láminas cuando los ejemplares son jóvenes. Al cortarlo desprenden una pulpa que debe teñirse de rosa, pues si se tiñe de amarillo o de rojo deberemos repasar la lista de las posibles confusiones, especialmente con A. xanthodermus o amarilleante, más blanco que su familiar, aunque amarillea al tocarlo, con olor a tinta o a fenol e indigesto, siendo de hecho el único Agaricus que figura en la lista negra de las setas. Sus láminas, detectores del estado del champiñón, son inicialmente rosadas, luego marrones y finalmente de color chocolate e incluso negras, ejemplares estos que se deben desechar por estar pasados. Aunque el champiñón silvestre se puede confundir con las Amanitas "blancas" (virosa y verna), que son mortales, el intenso, agradable y conocidísimo olor del champiñón y el que crezca en terrenos menos selectivos (en los prados, en los jardines, en los pastizales y en campo abierto) que los de las Amanitas, que eligen bosques casi vírgenes de las montañas para crecer, convierte en inconfundible a esta apreciada especie. El A. silvaticus es la versión de los bosques de pinos con la particularidad de tener fibrillas entre ocres y marrones en el sombrero que se agrietan formando escamas muy bien adheridas a la superficie inferior que es de color más claro. Más raro de ver es el A. silvicola o champiñón anisado, pues huele a anís y es más blanco, con un anillo más largo y sin escamas que A. silvaticus. Los champiñones se pueden comer asados con una pizca de sal, fritos con unos pedacitos de jamón y ajo picado o cocinados en una salsa de aspecto nada apetitoso, pero deslumbrante por su aroma e inconfundible por su inequívoco sabor. Esta vez fue un champiñón silvestre, conocido científicamente como Agaricus campester, sin descartar que pueda tratarse de un cultivo abandonado de A. bisporus, el champiñón cultivado. 4 ejemplares de grandes dimensiones fueron recogidos el 12 de abril de 2001 en los alrededores de Madrid. Pesaban 1.545 gr en total y el más grande 821 gr en la primera pesada y 818 gr en la segunda, pues lamentablemente se le desprendió un fragmento del pie al trasladarlo a la báscula de pesaje. Estaban semienterrados en un terreno que había sido arado unos meses antes y en el mismo sitio, Antonio, nombre del setero que lo encontró, había recogido un ejemplar también de grandes proporciones la temporada anterior. El Coprinus atramentarius, entintado, antialcohólico es comestible, además de haber sido declarado de interés gubernamental a cambio de evitar el más que prohibido tóxico conocido como alcohol durante su ingestión, una de las explicaciones, ya de por sí un Guardia Civil de Tráfico el hongo pues si se consume simultáneamente con el tóxico prohibido que no vuelvo a citar puede provocar angustia, taquicardias y una congestión impresionante del rostro durante algunas horas, después remite. Es materia de programa de misterio en televisión y segundo interés gubernamental el uso del líquido resultante de la descomposición de Coprinus comatus y C. atramentarius como añadido a la tinta para certificar la autenticidad de algunos documentos, aunque el lector deberá tener un microscopio para ver las esporas. Por otro lado ambos tinteros auxiliares son habituales en condiciones climatológicas propicias tanto en primavera y en verano por lo que si van a hacer tinta deben recoger los de los parques y jardines urbanos y dejar los de los campos y bosques, que pese a todo se comen incluso como sucedáneos de los calamares, por tanto excelentes manjares acompañados con arroz de guarnición. El 15 de diciembre de 2000 Ramón Mingo Soriano, setero de 70 años, encontró por la misma zona una seta de pie azul, conocida científicamente como Lepista nuda, de 1.700 gr que fue pesada, fotografiada y expuesta en una frutería del barrio de San Nicasio de Leganés. Las granjas que había entre los términos municipales de Leganés, Alcorcón y Madrid han paralizado sus actividades en los últimos años por el imparable avance de las infraestructuras de vías y carreteras que precede a las urbanizaciones en la única zona verdaderamente natural que sobrevive a duras penas en los alrededores del arroyo Butarque. En la transición hacia los ladrillos y el asfalto, estos antiguos campos de cultivo y pastoreo parece que quieren ofrecer lo mejor de sí mismos. En algunos lugares micófilos no se comen algunas especies de #seTas muy apreciadas en otros lugares por su extraordinario parecido con otras parecidas que sí son tóxicas. Está empezando a pasar algo parecido con los medios de comunicación incluyendo prácticamente todos, vamos que en 1 momento dao cualquiera de ellos, hasta este blog, tienen tal cantidad de detractores que en vez de hacerse el propio tratan de empoderarse de los ajenos, a veces de modo inquisitorial y censor, solo para tapar la boca con insidias más tóxicas todavía que la imaginación de quienes las atribuyen pueda haber concebido nunca. Es difícil hacer pasar por economista al sujeto que recomendó y avaló a Fran Nicolás en sus andanzas y timos con esa firma tan rimbobante de parte del ministerio autodenominao de competencia, como la que se ve. Más preocupante los que siguen creyendo a piés juntillas a los que llevan #elperro a sus despachos o compran por millonadas que equivalen al presupuesto anual de varias empresas medianas y pequeñas cuadros de artistas de Argentina o Costa Rica.
- Tú dales ideas, me amonestaba mi madre desde pequeño cuando me subía en sillas y hacía monerías delante de mis hermanas, todavía más pequeñas que yo, y ya muy mayor, hospitalizao en la sala de espera o pasillo de 1 hospital casi podía contar con los dedos los impulsos de echarse la mano al bolsillo y fumarse 1 cigarrito debajo del cartel:
- Prohibido fumar. Luego empezaron las nominaciones, aunque antes pusieron cámaras delante los carteles, aunque también estaban prohibidas las grabaciones de imágenes con cámara oculta, aunque no de sonido, como explican ca vez que se cumple el aniversario de la muerte de Paquirri en la España profunda, de las que están prohibidas, como casi to, desde que entra en la enfermería o lo que fuera de la plaza de Pozoblanco, pero oímos la última conversación del Torer# en la que se oye perfectamente que describe y da instrucciones al médico y la asistencia que tuviera en su cogida mortal.
- Más Torer@ han muerto en la carretera que en la arena, como el del ejemplo, a lo que añadiría cantantes y artistas pop si su profesión no hubiera empezao a estar considerada de riesgo en fechas recientes por inducir al pánico incluso a sus mejores intérpretes. A lo mejor la gente era más dura antes, digo de cabeza para dar pábulo a ciertas cosas, o a lo mejor no se sabían, o no llegaban, pues que a mí no me digan que las más grandes estupideces como quemar 1 cigarrillo en la cabeza de los bebé para que dejaran de llorar, no se han producido en los medios de comunicación viejunos. Vale, no había otros, que además también estarían prohibidos y no como ahora, pisoteaos por tremenda avalancha de mierda como si se hubieran escondido las anteriores que han trascendido con las que no en las nubes del cielo. En ámbar han puesto a las setas que si bien pueden ser un manjar si se cocinan con tiempo, paciencia y dedicación, son indigestas en diversos grados si se cocinan poco y mal. En ámbar tirando a verde se encuentra la seta de pie azul, Lepista nuda, una verdadera flor de pleno invierno que puede provocar vómitos e indigestiones a algunas personas, incluso bien cocinada, y el Coprinus atramentarius, que está severamente contraindicado en combinación con el alcohol por provocar los mismos efectos vomitivos. En ámbar tirando a rojo se encuentran las Gyromitras, cuyos efectos son mortales, pero se sabe que algunas personas las consumen previamente desecadas, después cocidas tirando el agua de cocción 2 veces y finalmente muy cocinadas, aunque por el evidente peligro de la especie en general, figuran en todas las listas rojas. En ámbar y mereciendo por tanto las máximas precauciones tanto en su manipulación en la cocina como en la perfecta identificación y conocimiento de estas especies, se encuentran las Amanita rubescens, A. vaginata, A. solitaria, M. aspera, M. crocea, M. lividopallescens, M. umbrinolutea, M. inaurata, los Boletus badius, B. erythropus, B. regius, B. luridus, B. auranticus, B. purpurens, B. rhodaxanthus, B. queletii, B. caucasicus, B. lupinus, B. torosus, B. dupaini, B. miniatoropus y B. satanas, las Helvellas lacunosa, H. leocopus y H. crispa, las Morchellas vulgaris, M. hortensis, M. umbrina, M. costata, M. conica, M. elata, M. spongiola, M. crasipes, M. rotunda y M. mitrophoras, las Verpas conica y V. bohemica y de varias familias la Sarcophaera crassa, la Clitocybe nebularis, la Rhodopaxillus nudus, la Hypholoma capnoides y la Armillaria mellea. El excepcional divulgador de temas de micología y traductor de los conocimientos del ruso, otros escepcionales amantes de las setas, fungi, bolets, champignons, musrhoom José Manuel Ruiz es el autor de la lista ámbar publicada en "Setas tóxicas en crudo" en marzo de 2001. Entos los casos citados se achaca la toxicidad de estas setas en crudo a sustancias termolábiles, es decir, que se evaporan o destruyen a temperaturas comprendidas entre la ambiente y los 100º. La toxicidad es variopinta según las especies: si se ingieren Amanitas, Helvellas, Morchellas más conocidas como colmenillas, Verpas y la Sarcophaera crassa crudas o deficientemente cocinadas, las sustancias tóxicas no evaporadas destruyen los glóbulos rojos de la sangre y los Boletus citados no vale con cocinarlos a la plancha o sólo por un lado, pues pueden provocar vómitos violentos y dolorosos. Algunas de las especies citadas en este texto se están haciendo famosas por sus valores farmacológicos en la elaboración de nuevos medicamentos y de hacer caso a los entendidos, también en las cocinas y en las mesas, para lo que es imprescindible ser no sólo buenos seteros sino también micólogos bien documentados. Son precisamente estos especialistas los que han alertado sobre la toxicidad por absorción de metales pesados de algunos Agaricus o champiñones: en 1979 la Oficina de Sanidad de Alemania aconsejó no comer más de 200 gramos de setas silvestres por semana, y menos aún si se trataba de Agaricus, uno de los efectos de la lluvia ácida sobre los bosques de Centroeuropa. En España también se han hecho mediciones sobre la absorción de metales pesados por Agaricus campester en la Sierra de Córdoba: 50,9 mg. de mercurio por kilos seco de sombreros cuando la Organización Mundial de la Salud admite una tasa de 0,05 mg por kilo de alimento y de Agaricus macrosporus de Lugo: 4,83 mg de cadmio por kilo fresco cuando la dosis tolerada por la OMS es de 0,06 - 0, 07 mg por kg de alimento. Por análisis químicos también se sabe que algunas plantas y bolets tienen en común compuestos nitrogenados alcaloides que les confieren propiedades enteógenas que es como decir tóxicas y mortales para los que se descuidan capaces de modificar en mayor o menor medida los estados de consciencia normales. Tricholoma equestre (L.: Fr.) Kummer y T. flavovirens (Pers.:Fr.) Lund. Nannf., la setas de los caballeros cayeron en entredicho consumidas en exceso y finalmente fuero prohibidas al ser acusadas de causar consumida en grandes dosis rabdomielosis, una enfermedad de los músculos. La seta pie azul, Lepista nuda (Bull. ex Fr.) Cooke alcanza en algunos casos la respetable altura de 10 centímetros, tiene por característica distintiva, de ahí el apodo de "pezón" azul, un bellísimo color lila intenso, también el sombrerillo, cuando aparece entre la hierba. El sombrero, que suele medir 10 centímetros de diámetro, es redondeado de joven, después se expande y se torna de color ante. Su aspecto es carnoso, liso y húmedo y en algunos ejemplares, los más bellos, persiste el característico mamelón, es decir, la prominencia con forma de mama que crece en el centro del sombrero de muchos hongos agaricales. Las laminas son de color lila intenso en los ejemplares jóvenes y van clareando con el paso del tiempo. El pie, también de color lila, tiende a ensancharse por la base. Además de grande es pródiga, pues se cultiva en Europa en cualquier terreno con serrín micorrizado, aunque es más frecuente encontrarla junto a árboles de hoja caduca. Muy frecuente hasta bien entrado el otoño e incluso el invierno, también se deja ver en primavera. Se cultiva en Europa en cualquier terreno con serrín micorrizado, aunque es más frecuente encontrarla junto a árboles de hoja caduca, es comestible teniendo en cuenta la advertencia de que es tóxica si se come cruda o poco cocinada, por tanto trocearla muy fina y freírla mucho, aún así a algunas personas puede provocarles trastornos intestinales. Receta de mermelada de Lepista nuda que Almudena que dice que no es suya: para 1 kilo de Lepista nuda emplear 600 ó 700 gramos de azúcar, dependiendo de lo goloso que se sea y teniendo en cuenta que es una seta un poco dulzona, el zumo de 1/2 limón, canela en rama, aproximadamente 4 ó 5 centímetros. Preparar los botes para la conserva esterilizándolos, es decir, hervidos. Picar muy fina y echar en la cacerola cubierta con azúcar. Deja reposar el resultado durante 1 ó 2 horas para que suelte el agua. Poner al fuego añadiendo el zumo del 1/2 limón y el trocito de canela sin quitar el agua que haya soltado y remover de vez en cuando. Aproximadamente se tardan 40 ó 50 minutos, pasado ese tiempo sacar 1/3 de la mermelada para pasarla por la minipimer, lo que depende de la textura que se le quiera dar. Mezclarlo todo, llenar los botes mejor en caliente y ponerlos al bañomaría totalmente cubiertos durante 20 minutos, no sacarlos del agua hasta que estén fríos. La Amanita vaginata (Bull.: Fr.) Vitt., pimpinela o seta enfundada tiene el sombrero de color gris claro a gris oscuro, primero acampanado aunque luego se extiende hasta quedar casi plano con un tamaño que oscila entre los 6 y 10 centímetros de diámetro. Lo más llamativo de esta seta es el borde estriado del sombrero sobre el que en ocasiones quedan grandes trozos de la volva de color gris mate y casi nunca en copos, como ocurre con otras amanitas. Sus láminas son blancas y ligeramente abombadas. El pie llega medir entre 12 y 15 centímetros de alto, es delgado y se estrecha por arriba. En su superficie suele aparecer un tenue dibujo cebrado con un color que oscila entre el blanco y el gris. Crece desde finales del verano hasta la mitad del otoño en bosques frondosos. Aunque es comestible bien cocinada, pues cruda es tóxica, como la mayoría de las setas comestibles, la posibilidad de ser confundida con Amanita phalloides y A. virosa, ambas mortales, estriadas, aunque no tan acanaladas como A. vaginata, hace que se desaconseje esta posibilidad en la mayoría de las enciclopedias. Pertenece al subgénero Amanitopsis, con la característica volva de las Amanita, pero sin anillo. Por el color del sombrero se han descrito varias formas, incluso una totalmente blanca.
- De los grandes cocineros españoles el catalán Santi Santamaría, con sede en Can Fabes, Sant Joan 6, Sant Celoni, Barcelona, excepcional restaurador, estudioso y creativo, es, además, gran apasionao de la micología. Su propio restaurant se dio a conocer a principios de los 80´s como organizador de jornadas gastronómicas sobre la cocina de las setas. Entre otras ha reivindicao una especie catalana, las sabateras (con forma de zapato), Scutiger (Albatrellus) pes caprae que se encuentran enlos bosques de hayas, Fagus sylvatica y las prepara confitadas. Considera que, junto conlas trufas, Tuber melanosporum son las más singulares de España, país donde las reinas micológicas sonlos surenys, ceps o Boletus edulis y los rovellons, también llamaos Lactarius o níscalos, Rafael Ansón enLas seTas, tesoro culinario del otoño, Ronda Iberia, octubre 2004.

 

Paráfrasis

Explicación o interpretación amplificativa
de 1 texto para ilustrarlo o hacerlo más claro o inteligible.
Traducción en verso en la cual se imita el original, sin verterlo con escrupulosa exactitud.
Frase que imitando en su estructura otra conocida, se formula con palabras diferentes.

móvil +34 665219224
email : jp_clemente665@outlook.com
Polisíndeton
(del latín polysindeton y este del griego polisindeton)
masculino. Retórica. Figura que consisten en emplear repetidamente las conjunciones
para dar fuerza o energía a la expresión de los conceptos.

móvil 916940387
email : tiradecontacto@gmail.com
Sinestesia
femenino. Retórica.
Tropo que consiste en unir dos imágenes o sensaciones procedentes de
diferentes dominios sensoriales.

Parónimo adjetivo. Gramática.
Se aplica a cada 1 de 1 o más vocablos que tienen entre sí relación o semejanza por su etimología, su forma o su sonido.

#cosasquevanjuntas | dicotomías

fiebre del sábado noche

asesino invisible | #esdepobres

Instagram

education, marketing office photo & video | prizes of literary & image