eXp. @ACADEMIA15M

Previsualizar Visitar

oreja de Judas #seTas otoño
Previsualizar Visitar

los 5 avisos
Previsualizar Visitar

bar free @OccupyInferno
Previsualizar Visitar

la zancadilla de Petra
Previsualizar Visitar

Lluvia dorada

El mito o leyenda urbana original de la lluvia dorada nos orienta al extremo N del planeta Tierra en rápido zoom a un paisaje | landscape de abedules, Betula pendula próximo a la nieve todavía accesible a la luz tenue de la larga oscuridad invernal que se anuncia el pastor vigila su rebaño de renos hasta que 1 se zapa 1 apetitosa Amanita muscaria (L. ex Fr.) Hooker, matamoscas congelada por el frío entre las últimas yerbas del otoño. El pastor tiene que conducir cuidadosamente al reno hasta verlo mear sobre la nieve fresca que recogerá primorosamente en un recipiente de lluvia dorada. El jarro de agua fria es saber que la Amanita muscaria (L. ex Fr.) Hooker, matamoscas que crece entre los abedules y soporta las rigorosas temperaturas de las nieves perpétuas es diferente a la de los pinares arenosos. Su supuesta toxicidad, tan discutida como sus efectos enteógenos desaparece en segunda digestión, algo parecido a los huesos de cerezas, Prunus avium que deben ser digeridos por los animales entre sus excrementos si se quiere que crezcan al plantarlos de forma que la persona o animal que se come la matamoscas asume ciertos riesgos pa su salud, no necesariamente fatales excepto por exceso o por complicación con otra u otras dolencias a cambio de nulos o improbables efectos lúdicos mientras que su meada ha perdido toda la toxicidad pero ha ganado poderosos efectos embriagantes parecidos al alcohol pa pasar el brumale | inverno, tanto mejor si el estómago nodriza es el de 1 reno.